La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Economía

Las puertas automáticas para ahorrar energía no llegan al comercio de la Región

Reclama más ayudas para poder adaptar los negocios locales a las medidas de eficiencia

Un grupo de mujeres pasa frente a la puerta de una pastelería en Murcia. Juan Carlos Caval

El pequeño comercio de la Región de Murcia no ha podido cumplir con las nuevas medidas de ahorro energético y exige más ayudas para poder adaptar los negocios después que el plazo que dio el Gobierno central para adecuar las instalaciones haya terminado este viernes.

Al igual que en el resto del país, a los comercios de proximidad murcianos «no les ha dado tiempo» a instalar puertas automáticas o distintos mecanismos para tratar de mantener cerrados los locales con el fin de conservar la temperatura interior y no derrochar energía.

Así lo pone de manifiesto la Federación de Comercios de la Región de Murcia (Coremur), quien alerta de que los comerciantes de barrio «no cuentan con dinero» para instalar unas puertas que pueden ir desde los 1.000 euros hasta los 3.000. Ante este hecho, su presidenta, Carmen Piñero, reclama «más ayudas estatales o de la Comunidad» para que estos negocios puedan cumplir con las medidas que incluyen el decreto de ahorro y de eficiencia energética del Ejecutivo. «Sin más ayudas económicas no podemos actuar», afirma la presidenta de Coremur.

Tres meses de moratoria porque el sector necesita un «plazo realista y razonable»

La patronal nacional del comercio reclama una moratoria de tres meses porque el sector necesita un «plazo realista y razonable» para acometer estas modificaciones, ya que se estima entre 100.000y 120.000 el número de comercios en España que necesitan esta adecuación. El presidente de la CEC, Rafael Torres, sostiene asimismo que «hay negocios que fueron creados para no tener puertas y la nueva ley exige un completo replanteamiento del local que va más allá de instalar una puerta».

La patronal recuerda que el Ejecutivo comprometió una línea de ayudas por 100 millones de euros a las comunidades autónomas para que, si así lo desean estas, puedan financiar actuaciones en los locales comerciales a las que obliga el decreto ley, como la instalación de accesos automatizados. Sin embarco, la CEC denuncia que la realidad a día de hoy es que no se ha concretado prácticamente ninguna, ni cantidades ni plazos de pago. Para acometer estas modificaciones, la patronal estima la necesidad de unos 200 millones de euros.

Los datos en la Región de Murcia coinciden con los aportados este viernes por la Confederación Española de Comercio (CEC), quien estima que tan solo un 10% de los comercios en España han podido adaptar sus establecimientos para cumplir con el decreto de ahorro energético del pasado mes de agosto y por el que se establece la obligatoriedad de contar con un sistema que las mantenga cerradas para conservar la temperatura interior, entre otras medidas.

Por suerte, ahora mismo en la Región de Murcia, afirma Piñero, la bajada de las temperaturas tras el verano ha propiciado que ahora mismo no se esté poniendo ni aire acondicionado ni calefacción en los negocios: «No hace falta, las medidas que piden las tenemos de forma natural», explica.

Aún así, la comerciante murciana asegura que los comercios pequeños no van a apostar por puertas automáticas: «Simplemente se pondrán unos muelles detrás de las puertas para que hagan la misma función y se cierren; es más sencillo y económico», dice, porque la otra opción «es ahora mismo inviable». 

Por su parte, el presidente del Centro Comercial Abierto de Cartagena, Antonio Sánchez Arenas, asegura no haber visto tampoco a ningún comercio de la zona del centro de la ciudad adoptar la medida. «Es imposible que inviertan tal cantidad de dinero dadas las dificultades que están sufriendo muchos negocios actualmente debido al aumento generalizado de precios. Para aplicar esta medida el Gobierno debería haber concedido ayudas», critica. 

Además, apunta que durante esta época en Cartagena la temperatura es «mucho más generosa», por lo que, en caso de adoptar esta medida, muchos comercios «no podrían beneficiarse del hecho de mantener sus puertas abiertas para ventilar el local sin tener que consumir energía». Además, «también es recomendable que las puertas permanezcan abiertas como medida contra el covid, que no olvidemos que aún persiste», añade.

Compartir el artículo

stats