05 de febrero de 2019
05.02.2019
Carreteras

Fomento anuncia el estudio previo del tercer carril entre Crevillente y Murcia

La obra ampliará la A-7 y alejará de los centros comerciales el tráfico en dirección a Molina

05.02.2019 | 04:00

El Ministerio de Fomento ha sacado a información pública el estudio de viabilidad del tercer carril de la A-7 desde Crevillente hasta Murcia que, además de ampliar la capacidad de la autovía de Alicante, se desviará a Molina desde el enlace de Fortuna, lo permitirá aliviar el tráfico de los centros comerciales. Esta obra agilizará la circulación en los actuales nudos de conexión de la autovía de Alicante con la de Madrid en la zona norte de la capital.

Este tercer carril de la A-7, que tiene una longitud de casi 40 kilómetros será ejecutado mediante el sistema de concesión, según anunció ayer el Ministerio. Consta de dos subtramos, uno entre Crevillente y el enlace de Orihuela-Benferri y otro entre este nudo y el enlace de Monteagudo-Fortuna. A partir de este punto el trazado se aleja de la A-7 en dirección a Molina evitando el paso por los centros comerciales y formando parte del denominado Arco Norte de Murcia.

El presupuesto de licitación de las obras asciende a 199,79 millones de euros. Según anunció ayer el Departamento José Luis Ábalos, con «la redacción del estudio de viabilidad sometido a información pública se están llevando a cabo las actuaciones preparatorias previas a la licitación del contrato de concesión» de la obra.

Por otra parte, el pasado 28 de enero el Ministerio había anunciado que salía a información pública el tercer carril de la A-7 entre Alhama y Alcantarilla, que también se prolongará después para formar parte de la circunvalación del Arco Norte y que permitirá desviar hacia Archena el tráfico procedente de Andalucía con destino a Madrid. Este proyecto suma 38,4 kilómetros de longitud y el presupuesto de licitación de las obras asciende a 215,13 millones de euros.

Esta obra, unida a la Crevillente- Murcia, configura una circunvalación en torno a la capital que sacará gran parte del tráfico pesado de la Ronda Oeste. En ambos casos, la concesionaria se encargará de redactar los proyectos y de ejecutarlos, además asumir el mantenimiento y conservación durante un plazo de diez años.

«El mecanismo de retribución al concesionario consistirá en un sistema de pago por disponibilidad, a través de una tarifa mensual, cuyo importe se calcula en el estudio de viabilidad de la concesión», según indicaba Fomento en una nota de prensa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas