Se cumplen 15 años de la apertura del museo del Teatro Romano, un monumento de valor incalculable desde el punto de vista histórico y artístico, que también tiene para Cartagena un valor social y un valor sentimental. Este aniversario se celebra con una gran exposición 'XV Aniversario del Museo Teatro Romano de Cartagena', que traslada al visitante la andadura del conjunto monumental desde su descubrimiento, así como la evolución de los trabajos de recuperación integral que culminaron con la inauguración del Museo el 11 de Julio de 2008.

La muestra fue inaugurada ayer por la alcaldesa, Noelia Arroyo, acompañada de la Directora del Museo, Elena Ruiz Valderas, y el profesor y arqueólogo que lo descubrió, Sebastián Ramallo.

Arroyo destacó como el Teatro Romano “se ha convertido en un importante referente cultural y turístico de la Región, tanto por su número de visitantes como por los distintos reconocimientos que ha tenido en el ámbito nacional e internacional, siendo el más destacado el Gran Premio Europa Nostra en la categoría de restauración”.

La primera edil recordó que gracias al Teatro Romano, en Cartagena pasaron dos cosas muy importantes: “La primera es que Cartagena cambió radicalmente su visión sobre la arqueología, que pasó de verse como un problema que paralizaba el crecimiento a verla como una oportunidad para crecer en el futuro”.

Eso, a su vez, supuso que “los cartageneros recuperamos la confianza y confirmamos que somos capaces de hacer grandes cosas. Y todo eso ocurrió cuando Cartagena más lo necesitaba, coincidiendo con la gran crisis industrial”.

La historia, relata Arroyo, comenzó hace 35 años cuando el equipo arqueológico dirigido por el profesor Sebastián Ramallo empezó las excavaciones. Dos años después (1990) trascendió la noticia del descubrimiento.

“Y Cartagena pasó del pesimismo a la ilusión, se impulsó la excavación de este yacimiento pero también avanzaron proyectos arqueológicos por toda la ciudad porque comenzamos a tener claro que en nuestro pasado estaba parte de nuestro futuro”. Ese movimiento impulsado por la excavación del Teatro Romano “nos ha traído hasta aquí, hasta este momento en que Cartagena ya puede presumir de un gran patrimonio recuperado”.

La alcaldesa relató que se contó durante ese tiempo con aliados importantes, como la Comunidad Autónoma, la Fundación Cajamurcia y patrocinadores que han aportado su ayuda a lo largo de los años, lo que supuso que Cartagena avanzara en un proyecto firmado por el arquitecto Rafael Moneo, premiado por la Unesco y que se ha convertido en el museo más visitado de la Región.

Ahora, aseguró la alcaldesa, “celebramos este aniversario de la mejor manera posible, que es recuperando las excavaciones para completar la recuperación del monumento. Las nuevas excavaciones están dando mejores resultados de los que esperábamos y este proyecto va a ser una gran sorpresa en materia de pintura mural”

Arroyo señaló que en la actualidad todos los grandes recursos patrimoniales de Cartagena están en excavación o tienen proyectos de rehabilitación: el Teatro Romano con el pórtico y la zona ajardinada; el Anfiteatro, que tendrá excavada una cuarta parte antes de fin de año; se va a contratar la recuperación de la Batería de San Leandro; finalizando el plan director del Castillo de Los Moros; la musealización de la Casa de Isaac Peral, además de otros proyectos singulares del patrimonio, como la Casa Rubio de El Algar.

“Es difícil encontrar en España algún lugar con esta concentración de trabajos arqueológicos en un único municipio”, concluyó la alcaldesa, que ha agradecido el gran trabajo desarrollado por una generación de arqueólogos “que supieron poner en marcha proyectos de calidad que ahora se reconocen internacionalmente”, y ha personalizado el agradecimiento en la persona que descubrió el teatro, el profesor Sebastián Ramallo. 

Desde su inauguración, han pasado por el Museo del Teatro Romano más de 2.300.000 de personas. Un 74% lo hacen forma individual o familiar, y un 26 % en grupo, y en cuanto a la procedencia de los visitantes, un 52% son visitantes nacionales y un 48% son extranjeros.

La exposición se articula en tres bloques temáticos a través de textos y fotografías, algunas del Archivo Fotográfico del Museo, y otras de fotógrafos como Díaz Burgos, José Albaladejo, Antonio Gómez Ribelles o José Gabriel Gómez, que recogen la evolución de los trabajos de investigación, los quince años de vida del Museo tras su inauguración y el proyecto actual de intervención en el pórtico occidental del teatro financiado con fondos Next Generation.

El recorrido por los paneles gráficos de la exposición queda arropado con la maqueta del proyecto del Teatro romano y por la muestra en vitrinas de algunas placas con pintura mural: una decorada con arquitectura ficticia y otra con medallones florales y geométricos concéntricos, localizadas en el pórtico occidental. En otra vitrina se muestran los trabajos de investigación y difusión realizados por el Museo.