¿Cuál fue el objetivo de las Jornadas Empresariales ‘Comarca Campo de Cartagena: una mirada al futuro con optimismo’ del pasado mes de marzo?

Por un lado, presentar el Estudio de la Economía de la Comarca del Campo de Cartagena, fundamental en el contexto económico actual tras un año de pandemia. Por otro, al organizar las jornadas en un formato semipresencial con plazas muy limitadas y estricto cumplimiento de las normas sanitarias, queríamos enviar un mensaje de retorno a la normalidad y, evidentemente, facilitar el contacto social entre los asistentes al evento.

En este sentido, vamos a continuar nuestra política de retorno a la normalidad celebrando nuestra asamblea general del 18 de junio también en formato semipresencial, adaptándonos a las normas sanitarias.

¿Cuál es la situación económica de la Comarca del Campo de Cartagena?

Venimos de una situación compleja. Hoy parece que queda muy lejano pero, a finales de 2020, varias DANAS asolaron nuestra comarca, causando innumerables daños económicos. Luego llegó la covid-19. Pese a todo, la comarca ya ha iniciado un proceso de recuperación económica, que se hace más patente en uno de los subsectores más afectados por la pandemia, la hostelería. Para ayudar en este camino de recuperación, va a ser fundamental la manera de gestionar los Fondos de Recuperación de la Unión Europea.

Es imprescindible la mejora de las infraestructuras de transporte, tanto de pasajeros como de mercancías, siendo fundamental impulsar el Corredor Mediterráneo para aumentar la competitividad de la zona y las posibilidades de crecimiento.

Instante del evento Jornadas COEC Campo de Cartagena Auditorio El Batel

En cuanto la actividad agroalimentaria, miramos con preocupación el anunciado recorte del Trasvase Tajo-Segura. La actividad económica es y debe ser perfectamente compatible con el medio ambiente, y todos tenemos que trabajar en este sentido. Desde COEC estamos trabajando con las grandes empresas industriales, Navantia, Repsol o Sabic, las empresas auxiliares, el Gobierno Regional, la FREMM y el Ayuntamiento de Cartagena para cubrir esa necesidad.

¿En qué estado se encuentra el proyecto ZAL (Zona de Actividades Logísticas) de Cartagena, y cuál es su papel en este desarrollo económico regional?

Hay una oferta de compra de terrenos realizada por la Autoridad Portuaria de Cartagena pendiente de aceptación por el SEPES. Desde COEC trabajamos en una colaboración exigente con los diferentes gobiernos para que sea una realidad lo antes posible, y así poder satisfacer las necesidades de las empresas para instalarse en la ZAL, además de generar una zona atractiva para la inversión, pues es una Zona de Actividades Logísticas muy competitiva por su cercanía al puerto y por su intermodalidad.

¿Y el centro de Formación Profesional industrial?

Estamos trabajando con el Ayuntamiento de Cartagena, el Gobierno Regional y FREMM para que la puesta en marcha del centro de formación profesional industrial sea una realidad lo antes posible. Cartagena debe ser el epicentro de formación industrial del país, y no solo para cubrir las necesidades de empresas como Navantia y sus empresas auxiliares, sino también de otras como las ubicadas en el Valle de Escombreras, a lo que debe sumarse también las plataformas off shore, que demandan una mano de obra muy especializada. El objetivo es que Cartagena genere un clúster de formación industrial de muy alta calidad y muy especializada, que será un centro de referencia nacional.

👉🏻 Hace unas semanas vivimos nuestras #JornadasEmpresariales “La Comarca del Campo de Cartagena: Una mirada al futuro...

Posted by COEC on Thursday, April 29, 2021

¿Han podido los últimos movimientos políticos regionales afectar de manera negativa a los proyectos empresariales de Cartagena?

Los movimientos políticos afectan siempre al desarrollo de la actividad económica de los empresarios, que necesitan tranquilidad, seguridad y estabilidad. Cuando se realizan previsiones económicas para efectuar inversiones se tiene en cuenta el contexto político, que debe transmitir certeza en las reglas del juego. Si estas cambian a mitad de partido, evidentemente va a afectar a la confianza del empresario, que se va a retraer en esas inversiones previstas. Y esto sucede con los empresarios de la comarca, de la Región y con los posibles inversores (nacionales e internacionales) que prevean trabajar con nosotros.

Finalmente, es evidente que ha habido una repercusión muy negativa: la demora en la aprobación de los presupuestos ha impedido la aprobación de los planes de ayuda a la hostelería, hoteles y el comercio que están acordados con el Gobierno Regional desde hace unos meses y que son vitales para la supervivencia de muchos pequeños empresarios.

¿Qué valor adquiere la digitalización por parte del tejido empresarial?

La digitalización no consiste en escanear documentos, sino en transformar completamente la forma de trabajar en la empresa utilizando la tecnología para ser más competitivos, prestar un mejor servicio a nuestros clientes y adaptarnos a sus necesidades de una manera mucho más flexible y rápida. Así, por ejemplo, tenemos que ser capaces de utilizar nuestros propios datos para implementar soluciones automáticas para todos aquellos trámites que sean rutinarios o repetitivos y que no producen un valor añadido. Por ello, la digitalización se convierte en un elemento fundamental para poder competir en el mercado en condiciones de igualdad.

Si antes de la pandemia ya se preveía fundamental para la supervivencia de las empresas, la covid-19 ha acelerado esa necesidad de transformación. Hemos visto evolucionar nuestras empresas en esos meses de confinamiento, pero es necesario continuar con ese proceso de cambio. En este sentido, los Fondos Europeos son absolutamente necesarios y van a permitir acceder a la digitalización a muchas de nuestras empresas.

Ana Correa, presidenta de COEC Ivan J. Urquízar

¿Qué medidas se deben tomar para que la recuperación económica sea una realidad a comienzos del segundo semestre del año?

Lo primero de todo son las ayudas económicas directas a las empresas, principalmente sectores como el turismo, el comercio y la hostelería. Pero no podemos olvidarnos de otras empresas del sector servicios, el más afectado por la pandemia, que también las precisan. Otro ámbito fundamental en la recuperación económica es la fiscalidad: es imprescindible bajar impuestos, y no hablamos de reducir solo el tipo impositivo del IVA a la hostelería y peluquerías al 4 %, sino también el IRPF y el Impuesto sobre Sociedades. Está demostrado que la rebaja de impuestos acelera la economía y mueve el dinero.

Igualmente, la subida de la cuota de autónomos es contraria a esa recuperación económica, y puede llevar al cese de actividad a muchos pequeños empresarios. En este sentido, antes que subir cuotas e impuestos, es necesaria una verdadera lucha contra la economía sumergida, que genera una evidente competencia desleal con las empresas que figuran dadas de alta y tributan correctamente.

Por otro lado, se hace necesario continuar con la simplificación administrativa, y con la rebaja de la presión sobre las empresas, especialmente autónomos y PYMES. No se puede vivir con inspecciones continuas de las distintas administraciones: hay empresarios que me cuentan que entre inspecciones de trabajo -varias al año-, y asuntos con Hacienda, generan tanta burocracia que les es imposible desarrollar su actividad económica de una manera normal.

Más sobre COEC

Dirección: Calle Carlos III, 1, 30201 Cartagena, Murcia

Teléfono: 968 50 56 50