El astillero de Navantia en Cartagena trabaja a destajo para que el primer submarino de la serie 80, el S-81 Isaac Peral, sea botado el próximo 22 de abril, cuando el Rey Felipe VI se traslade hasta la ciudad portuaria para presidir la ceremonia de puesta a flote del arma subacuática.

El submarino, que por el momento permanece en la nave de armamento de Navantia en un avanzado estado de construcción junto a sus compañeros de serie S-82 y S-83, saldrá del recinto la próxima semana. Entonces, los técnicos lo colocarán en la antegrada para la ceremonia, donde permanecerá hasta la semana siguiente, momento en el que tendrá lugar la maniobra de puesta a flote industrial.

Una vez que el Isaac Peral toque agua, estará atracado en el muelle de pruebas de Navantia, donde los operarios continuarán realizando pruebas al submarino para encarar su primera navegación, que tendrá lugar en enero de 2022. Será tras un año de pruebas en alta mar cuando el astillero entregue a la Armada el primer submarino de la serie en el primer trimestre de 2023.

Agustín Álvarez, director del astillero en Cartagena, apunta que la puesta a flote del S-81 es un momento muy «emotivo» para el equipo, ya que «ha supuesto un auténtico reto y después de muchos años superando dificultades podrá tener lugar este hito», apostilló el máximo responsable de la empresa en Cartagena.

Con el programa S-80 Navantia tenía «una doble finalidad». Por un lado, proporcionar a la Armada Española un buque de última generación y darle una ventaja tecnológica «en un entorno complicado». Y por otro lado, capacitar a la industria nacional en el diseño y construcción de submarinos, «algo que está al alcance de muy pocos países en el mundo y que hace que España entre a formar parte de un reducido club de 10 países capaces de diseñar y construir submarinos», insistió Álvarez.

De esta manera, Navantia se convierte en autoridad técnica en la construcción de submarinos por primera vez, ya que la serie 70 es de diseño francés.

El astillero de Navantia en Cartagena termina la fabricación del S-81 Isaac Peral Iván Urquízar

El S-83 contará con sistema AIP

De forma paralela a la construcción de los submarinos, el Ministerio de Defensa avanza en el proyecto para dotar a la serie 80 de un sistema de propulsión independiente del aire (AIP).

El primer submarino dotado con esta tecnología, que permite una autonomía de tres semanas sin salir a la superficie, será el S-83. Mientras que a los dos primeros buques de la serie, que saldrán de fábrica con propulsión convencional, se les instalará durante su primera Gran Carena -inspección de equipo y material-, indican desde el Astillero.

Aunque Abengoa, empresa que ganó el concurso para desarrollar el proyecto, atraviesa una complicada situación económica y legal en estos momentos, desde el astillero aseguran que el programa de propulsión independiente de aire no corre peligro, ya que «lo desarrolla una filial de la empresa, Abengoa Innovación, que no está inmersa en los problemas de la matriz», afirmó el director del astillero en Cartagena.

La tecnología de vanguardia con la que contarán los sumergibles de la serie 80 han despertado el interés de otros países. En estos momentos, Navantia compite con Rusia, Francia, Alemania y Corea del Sur para hacerse con el contrato de la Armada india. Además, a lo largo del último año ha participado en diferentes conferencias para dar a conocer el programa a otras Armadas.

El único de la OTAN capaz de lanzar un misil a tierra

La serie 80 cuenta también con un «novedoso» sistema de combate que integra una serie de sensores acústicos que ponen al sumergible «a la vanguardia de submarinos del mundo», explicó el director de Ingeniería de Navantia, Germán Romero. Se trata del único submarino de la OTAN «capaz de lanzar misiles de ataque a tierra», añadió Romero. También cuenta con capacidad de lanzamiento de torpedo y lanzamiento de misiles antisuperficie, lo que lo convierte en «un arma de disuasión clara» y «única a nivel mundial», indica Romero. El programa de la serie 80 que Navantia ha ideado para Defensa, situará a la Armada Española entre las mejor dotadas de armamento submarino del mundo.