A partir del año que viene, 2022, será obligatorio que los perros y los gatos tengan un documento acreditativo. Así lo ha anunciado la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, destacando que es uno de las principales medidas del ministerio.

Con ella, la Dirección General de Derechos de los Animales tiene como objetivo conseguir una base de datos nacional de todas las mascotas del país. Belarra señala que con ello se logra "avanzar en el camino correcto y en un modelo donde los animales no sean abandonados a su suerte".

El nuevo documento será un DNI-Animal, compatible con el microchip. En él habrá datos básicos de la mascota como su fecha de nacimiento, nombre, carnet de vacunación y datos de sus dueños. Con esto se pretende lograr que, en caso de pérdida o abandono, se pueda localizar rápidamente a los propietarios.

El DNI-Animal actualmente se encuentra dentro del borrador del anteproyecto de la ley de Protección y Derechos de los animales, en el que se incluyen otra serie de medidas respecto a las mascotas. Entre ellas se puede destacar el hecho de que sea obligatorio realizar un curso antes de tener un perro.

Objetivo: localizar a los dueños en caso de abandono

Como ya se ha mencionado, el objetivo primordial del DNI-Animal es luchar contra el abandono que afecta a las mascotas, especialmente perros y gatos. Con él será más fácil y rápido localizar a los dueños de la mascota. Más allá de los datos mencionados, no se conoce mucho más de este tipo de DNI, al encontrarse aún en un borrador.

Te puede interesar:

Lo más probable es que la gestión del mismo recaiga en las comunidades autónomas, aunque existirá una base de datos a nivel nacional con el objetivo de favorecer el intercambio de datos entre diferentes comunidades.

También está la duda de si será en formato físico o digital. Uno de los rumores que más fuerza tiene es que llevará incorporado un código QR para que las autoridades puedan consultar rápidamente al historial y datos del animal.