21 de julio de 2019
21.07.2019
La Opinión de Murcia
Mascotas
Si ellos hablaran

Los colmillos de un ligre valen 50 euros por foto

Son famosos por su gran tamaño, ya que nunca dejan de crecer

21.07.2019 | 04:00
Los colmillos de un ligre valen 50 euros por foto

Apolo es un ligre, es decir, un cruce entre tigre y león que, por su carácter dócil y sus más de 300 kilos de peso, se ha hecho muy popular en las redes sociales.

Los ligres son famosos por su gran tamaño, ya que nunca dejan de crecer. El motivo de este híper gigantismo es porque todos los animales transmitimos genéticamente a nuestras crías un inhibidor de crecimiento que hace que, en un momento determinado, dejemos de crecer. Sin embargo, en el caso de los tigres y los leones, no lo transmiten los machos y las hembras por igual. Son las tigresas y los leones machos lo encargados de hacerlo.

Por tanto, cuando se cruza una tigresa con un león nace un ligre, un animal que crecerá y crecerá hasta que, en muchos casos, su desmesurado tamaño le cause la muerte.

¿Y qué ocurre si lo que se cruza en una leona con un tigre macho? En ese caso nace un 'tigón', una especie de gato del tamaño de un puma con cuerpo de léon.

Pero, ¿cuál es el origen de estos animales? Todo apunta a que los ligres no nacieron de forma casual sino como una diversión de los colonos en la India del siglo XVIII. Se ve que se aburrían mucho. Otros, sin embargo, atribuyen su origen a los circos.
En cualquier caso, la realidad es que, hoy en día y pese a que en su mayoría son estériles, existen ejemplares viviendo en libertad en algunas zonas de la India.

No es el caso de Apolo que, tristemente, vive en un zoo de Estados Unidos donde se muestra como una atracción de feria. Lo peor en su caso es que se ha puesto de moda, y son ya varios los parques americanos que exponen animales de este tipo. Supongo que la pasta es la pasta, y no entiende de ética.

Conozco bien a estos animales. Durante mucho tiempo tuvimos a un ligre acogido. Se llamaba Sansón. Sin embargo, lo más sorprendente en él no era su tamaño descomunal sino sus dientes. Se los habían cortado y limado siendo una cría para poder ofrecer durante más tiempo un posado junto a su cuerpo. 50 euros por una foto. Ese, al final, fue el precio de sus dientes. Sin duda, un coste infinito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook