Jade Jagger, hija del mítico líder de los Rolling Stones, Mick Jagger, fue detenida este miércoles en Ibiza por agredir a varios policías. La mujer, de 51 años, se abalanzó sobre los agentes cuando estos arrestaron a un hombre que iba con ella por provocar un altercado en un restaurante y arremeter también contra los funcionarios. Ambos están acusados de delitos de atentado y permanecen en comisaría a la espera de ser puestos a disposición judicial.

Los hechos, según han explicado fuentes conocedoras del caso, ocurrieron hacia las nueve de la noche del miércoles. Jade Jagger y un hombre estaban cenando en un restaurante del centro de la ciudad. El acusado comenzó a comportarse de forma violenta con el resto de clientes y el personal del establecimiento, quienes acabaron llamando a la Policía. Al parecer, el altercado comenzó porque se negaron a servirle más bebidas alcohólicas.

Al lugar acudieron varias patrullas de la Policía Nacional, pero para entonces el hombre ya no estaba allí. Varios testigos confirmaron a los policías el agresivo comportamiento del acusado, y los agentes dieron varias batidas por la zona para dar con él. Consiguieron localizarlo poco después, cuando estaba increpando a varios ciudadanos que paseaban por allí.

Al ser interceptado, el hombre arremetió contra los agentes, profiriendo insultos contra ellos en inglés. Trataron de calmarlo, pero el sospechoso la emprendió a empujones y golpes, por lo que acabó siendo reducido y detenido. Debido a su estado, los policías solicitaron la presencia de una ambulancia.

Fue entonces cuando Jade Jagger salió del portal de un edificio cercano y se encaró con los agentes, según las mismas fuentes. También les insultó y les empujó. Tras conseguir calmarla inicialmente, la mujer volvió a arremeter contra los policías a puñetazos y golpes, por lo que también acabó detenida.