Adiós a comer pan integral: los expertos aconsejan descartarlo por esta razón

La alimentación es uno de los aspectos de la vida que más se tratan de corregir: llevar una alimentación saludable (por desgracia) no es fácil.

Adiós al pan integral expertos piden eliminarlo de la dieta por este motivo.jpg

Adiós al pan integral expertos piden eliminarlo de la dieta por este motivo.jpg

Cuando nos adentramos en alguno de los momentos que representan un cambio significativo a lo largo del año, es natural que revisemos algunos de nuestros hábitos y rutinas más arraigados. Las etapas posteriores a eventos como el inicio de las vacaciones en septiembre, el cambio de año en enero, la llegada de la primavera en mayo, o fechas personales importantes como cumpleaños y aniversarios, ofrecen oportunidades ideales para explorar nuevos hábitos y buscar ese tan comentado "glow up" que tanto se menciona en las redes sociales.

La alimentación se posiciona como uno de los aspectos más comunes que intentamos mejorar. Mantener una dieta saludable, lamentablemente, no siempre resulta fácil, rápido ni económico. La inversión de tiempo y dinero que implica cambiar nuestra dieta semanal, especialmente cuando no estamos acostumbrados a incluir una variedad de platos e ingredientes, puede parecer un desafío insuperable para muchas personas. Para dar los primeros pasos, aquellos que no están familiarizados con una alimentación saludable suelen recurrir a la orientación de un nutricionista o dietista. De la mano de un profesional de la nutrición, se pueden analizar los hábitos alimenticios y planificar la transición gradual hacia una dieta que se alinee con nuestros objetivos.

Luego, llega el momento de abordar el supermercado. Aquí es donde reemplazamos los ingredientes habituales por opciones más saludables y naturales. Adiós a la comida procesada y los platos preparados que solíamos utilizar para facilitar nuestras comidas o cenas. Una vez que tomamos en serio la transformación de nuestros hábitos alimentarios, debemos considerar estrategias alternativas cuando no disponemos del tiempo necesario para preparar elaborados guisos. En muchas ocasiones, detrás de las opciones de pan más económicas se oculta una proporción de ingredientes poco saludables. Desde hace tiempo, sabemos que el pan de molde blanco suele contener harinas refinadas, pero ¿qué hay de sus variantes integrales?

El pan integral ciertamente representa una opción más saludable que el pan blanco, pero en cualquier caso, no debemos dejarnos engañar por su apariencia o envase. Para asegurarnos de estar consumiendo un pan integral de calidad, debemos revisar la etiqueta y confirmar que su primer ingrediente sea harina de trigo integral u otro cereal completo.

En cuanto al pan de cereales, se presenta una situación similar. Puede resultar atractivo visualmente para aquellos que buscan mejorar sus elecciones alimenticias diarias, pero para garantizar que es una opción saludable, es necesario consultar la etiqueta y verificar el porcentaje de cereales que contiene el pan.

Si ves esto en la etiqueta del pan integral, no te lo lleves a casa

En declaraciones a la revista Elle, la licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y coach experta en hábitos saludables Natàlia Calvet explicaba que, para que un pan envasado sea realmente un pan integral de calidad, debe estar "hecho con harina integral, idealmente el 100%, levadura y sal".

Si no encontramos un producto que cuente con el 100%, por lo menos sí es recomendable que esté entre el 80 y el 100% de harina integral: "Recordemos que el listado de ingredientes de un producto está ordenado de más a menos calidad. Normalmente en la etiqueta consta el porcentaje de harina integral que lleva el pan en cuestión, que debe acercarse al máximo al 100%, o al menos ser mayor del 80%".

La licenciada advierte sobre los reclamos publicitarios que a veces observamos en los envases de algunos productos, y en los que podemos encontrar signos que nos hagan pensar que un pan es más saludable de lo que es, o hacer pensar al cliente que se trata de un pan "integral" cuando en realidad solo tiene "cinco cereales" o "con cereales".

Según aclara Clavet: "la legislación española actual no tiene un límite marcado a partir del cual se puede decir que un pan es integral, por eso muchos panes vienen etiquetados como integrales y en realidad no lo son".