Judicial

Alega que se le descargó pornografía infantil "sin querer" en su ordenador

El sospechoso, investigado por un Juzgado de Instrucción de Murcia, afirma que "es muy común" que se bajen archivos pedófilos de forma accidental, pues "las palabras de búsqueda pueden generar equívocos"

Ana Lucas

Ana Lucas

Un individuo, cuya identidad y edad no han sido facilitadas, que está investigado por un Juzgado de Instrucción de Murcia por la tenencia de pornografía infantil ha alegado, en su recurso al juez, que los archivos de contenido pedófilo se le descargaron en su ordenador «sin querer»

La Brigada de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional encontró, en los dispositivos del sospechoso, grabaciones con pornografía infantil. En concreto, había seis vídeos de un total de material intervenido que ocupaba cuatro terabytes. El investigado se ampara precisamente en eso: asegura que lo que tenía, en su mayoría, era pornografía, y que los vídeos en los que aparecían menores de edad se le bajaron solos.

En concreto, aseguró que «las descargas, atendiendo al programa utilizado, eran automáticas». Por esta razón, el abogado defensor del individuo insistió en que su cliente «no tenía la capacidad de controlar todo el material descargado», motivo por el que «tampoco podía controlar su contenido hasta que el mismo estuviese finalmente descargado». 

En el escrito de recurso, el sujeto llega a subrayar que «las descargas accidentales de pornografía infantil son algo del todo común». En la misma línea, sostiene que «las palabras de búsqueda pueden generar equívocos». 

La abogada del hombre insiste en que la causa ha de ser archivada, algo que no comparte la Fiscalía ni la Audiencia

De esta forma, remarca la abogada del sospechoso que el mismo no fue consciente de lo que había en su ordenador hasta que lo abrió, y que, en ningún caso, él distribuyó el material. 

Asegura, por otro lado, que en la fase de instrucción él pidió que se llevase a cabo un informe pericial sobre las descargas, informe «que no fue resuelto por el juzgado». Por esta razón, resalta la defensora, ha solicitado este documento «y lo presentará para justificar la versión sostenida» por el investigado. 

La letrada insiste en que la causa ha de ser archivada, algo que no comparte la Fiscalía, que sostiene que, ante la existencia objetiva de la incautación de vídeos de contenido pornográfico, existirían indicios racionales de criminalidad» por parte del sospechoso.

El Juzgado de Instrucción Nº 8 de Murcia ya desestimó el recurso presentado por la defensa de este hombre, que entonces acudió a la Audiencia Provincial. Un tribunal de la Sección Tercera, del que fue magistrado ponente el juez Juan del Olmo, también ha rechazado su petición. 

Se verá en la vista oral

La Audiencia Provincial, al desestimar el recurso, incide en que existen «indicios razonables de criminalidad» en la conductal del investigado. «Es evidente que la defensa trata, en su legítima y debida postura procesal, debilitar los indicios plurales de carácter incriminatorio recopilados, señalando incluso, que en virtud de la prueba pericial que refiere va a presentar (sin que conste su aportación ante el Juzgado de Instrucción), reforzará la versión sostenida por su defendido y excluirá el juicio provisional de imputación que contra el mismo se formula», expresa.

«Esa tesis es perfectamente comprensible, pero no alcanza a excluir de valor incriminatorio los diversos indicios expuestos por el instructor en sus dos autos, que se refuerzan entre sí, especialmente considerando el material incautado, del que la defensa trata de sostener una explicación exculpatoria, lo cual, en su caso, a través de los medios de prueba pertinentes, deberá ser puesta en contradicción en la vista oral, en orden a determinarla conclusión final que pudiera lograrse», prosigue el documento judicial.

El juez (en un auto contra el que no cabe recurso alguno) emplaza al investigado a defender su versión en el juicio cuya fecha se fijará próximamente: «En todo caso, la tesis de la defensa atendería fundamentalmente a la credibilidad que quepa otorgar a esa versión (y los medios de prueba en que pueda apoyarse) con relación al resto de medios de prueba que en la vista oral se desplieguen, y a su análisis conjunto y combinado, por lo que en este momento procesal en nada debilita el juicio de probabilidad racional en el que debe descansar la resolución judicial recurrida», detalla.