No es una cuantía menor la que habría estafado una mujer de Torre Pacheco a dos empresas del término municipal de la Región de Murcia. Sin embargo, la Justicia permite que la acusada sí pueda devolverlo en cantidades pequeñas, al dividir los pagos en un plazo de 26 años.

Así lo recoge la sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia, que subraya que en 2013 y 2014 la empleada emitió 28 pagarés, en los que figuraba como tomadora, contra las cuentas bancarias de las empresas demandantes. En ellas habría falsificado la firma del administrador solidario de ambas. Después los cobró en diferentes sucursales.

La acusada reconoció los hechos y mostró su conformidad a la hora de cumplir la pena pactada entre la Fiscalía y su defensa. Confesó haber estafado 110.000 euros en ese periodo y mediante este método, además de haberlos cobrado ella misma, así como haber manipulado la contabilidad para ocultar el fraude.

Condena a cárcel en suspenso si no delinque

Ahora la Sala la condena a dos años de cárcel y a indemnizar a ambas compañías, aunque la Audiencia Provincial ha dejado la pena de prisión en suspenso durante cinco años con la condición de que durante ese lustro no vuelva a delinquir.

La sentencia la reconoce como la autora de un delito de estafa en concurso con otro de falsedad, y se le aplica el atenuante de dilaciones indebidas como muy cualificada. Dicho atenuante se aplica cuando se entiende que la tramitación del procedimiento se ha demorado en exceso sin justificación -en cuanto a su relación con la complejidad de la causa- o por razones que no han sido motivadas por el acusado.

Finalmente, la Audiencia Provincial permite a la mujer devolver los 110.000 euros en un plazo de 26 años en abonos mensuales, lo que supone una multa de 360 euros o cantidades que abarcan desde los 200 euros iniciales hasta los 350 últimos, ya que podrá abonarla en 24 plazos mensuales.