Un hombre armado se atrincheraba este viernes sobre las seis de la tarde en su casa de Murcia y llegaba a efectuar disparos, aseguran testigos y fuentes cercanas al caso. Los hechos tuvieron lugar en la pedanía de Cañada Hermosa, en una zona próxima a la venta de El Pedrusco, junto a la autovía del Noroeste. Vecinos dieron la voz de alarma: estaban escuchando tiros. La Policía Nacional confirma a esta redacción que este sábado "el operativo sigue en marcha". A las 10.30 horas de este sábado ha vuelto a producirse un tiroteo.

Al escucharse los disparos, los agentes han pedido a los profesionales de la prensa ponerse a cubierto por seguridad. Por el momento se sabe que el hombre permanece con vida y que los GEO han logrado liberar a la hermana que tenía como rehén tras otro tiroteo.

El cuerpo montó un amplio despliegue en la zona, alrededor de una casa emplazada en plena huerta murciana. Agentes se dirigieron a los conductores que pasaban cerca para que desviasen su ruta, ya que podían correr peligro.

Profesionales de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y el negociador del cuerpo se desplazaron al lugar, ante la sospecha de que el hombre pudiese estar acompañado por algún familiar en el interior del domicilio en el que se encerró. Ante la gravedad del asunto y la cantidad de horas que el sujeto estaba encerrado, se movilizó al Grupo Especial de Operaciones (GEO) desde otra provincia y se desplegaron efectivos de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES) de Valencia.

Uniformados y de paisano, los agentes blindaron el carril para que no pudiese acercarse nadie, ya que los testigos habían escuchado claramente las detonaciones del sospechoso con su arma de fuego.

El vecino, según apuntan fuentes próximas a la investigación, tendría rencillas con miembros de su familia por la custodia de uno de sus hijos y, un día antes de Nochebuena, habría amenazado con acabar con sus vidas. No se descarta que se trate de un hombre con problemas mentales. La prioridad de la Policía, que ha tomado el pueblo, es proteger a las personas que pudiesen encontrarse en el interior de la casa con el hombre armado, y a quienes este no dejaría salir.

El sujeto habría pegado varios tiros, los cuales fueron escuchados por sus vecinos. El pistolero llegó a herir a un policía, aunque la vida de este agente no corre peligro alguno. De hecho, ya ha sido dado de alta.

Disparos a mediodía en la zona en la que permanece el hombre atrincherado en Murcia.

Disparos a mediodía en la zona en la que permanece el hombre atrincherado en Murcia. JUAN CARLOS CAVAL

Según ha declarado el portavoz de la Policía Nacional, se tuvo conocimiento el pasado jueves de que el varón habría cometido algún tipo de acto delictivo en Molina de Segura. Los agentes le siguieron la pista hasta localizarlo en Cañada Hermosa, donde se atrincheró en la vivienda sin permitir salir a su hermana, a la que tenía retenida. "Podríamos hablar de un intento de detención ilegal y de coacciones", ha declarado el portavoz.

Cuando llegaron todas las unidades y el negociador, se iniciaron conversaciones directas con el atrincherado para "intentar conocer el motivo que generó esta situación y buscar una solución", indica.

Tras el intercambio de disparos con el agresor, los GEO han podido liberar a su hermana, que ha sido asistida por los sanitarios y trasladada al hospital. De momento, las negociaciones han resultado infructuosas y se mantiene totalmente abierto el operativo en la zona. A las tres en punto de la tarde se han podido escuchar en la zona dos detonaciones seguidas y varios tiros más. La Policía ha pedido a la prensa que se aleje aún más de la zona para evitar el peligro.

Finalmente y, tras cerca de 36 horas de intensas negociaciones, la Policía ha logrado capturar al hombre, que ha sido arrestado y al que se le valorará médicamente.