Un vecino de Totana de 33 años de edad ha sido detenido por, presuntamente, agredir sexualmente a mujeres a las que conocía tras hacerse pasar por fisioterapeuta, indican la Guardia Civil en una nota de prensa.

En concreto, este individuo, de nacionalidad española, "simulada ser fisioterapeuta y cuando se encontraba en su consulta asaltaba a las víctimas y las agredía sexualmente".

Además, "requería los servicios a domicilio de mujeres fisioterapeutas, a las que presuntamente agredía sexualmente", destaca el Cuerpo, que añade que "hasta el momento se contabilizan tres delitos de este tipo, aunque la investigación continúa abierta", dado que, posiblemente, hay más víctimas de este sujeto que aún no han puesto en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad lo que les hizo a ellas.

Un momento del registro en la casa de Totana del falso fisio y presunto violador. GC

En el registro de su casa, los investigadores de la Policía Judicial hallaron documentación falsificada "y objetos utilizados para dar credibilidad al intrusismo profesional, así como material tecnológico supuestamente relacionado con la actividad delictiva ahora esclarecida". Asimismo, "se obtuvieron indicios de la participación del detenido en los delitos investigados y otros que podrían indicar la presencia de más víctimas", afirma el Cuerpo.

Fue en noviembre cuando la denuncia de una joven dio inicio a las pesquisas. La chica "denunció que un varón había reclamado sus servicios, como masajista terapéutica, para recibir la atención en su domicilio y que, aprovechando la situación de superioridad e intimidación ambiental, el hombre la obligó a mantener relaciones sexuales", apunta el comunicado de la Benemérita. La violó.

Los rastros biológicos que dejó tras hacerlo, así como posteriormente la colaboración ciudadana, llevó al Cuerpo a identificar a dos víctimas más del mismo individuo. Estas dos mujeres habían sufrido la agresión el año pasado, aunque no habían denunciado.

Su perfil criminal

Explica el Instituto Armado que "el análisis de la información obtenida durante la investigación llevó a los especialistas de Policía Judicial de la Benemérita a conformar un perfil criminal que permitió identificar y ubicar al presunto autor de los hechos. También se definió el perfil potencial de sus víctimas, que eran mujeres, preferiblemente jóvenes y de origen sudamericano".

Un agente, en un momento del registro de la vivienda del sospechoso. GC

"El sospechoso, presuntamente, utilizaba diversas argucias que facilitaban el acercamiento y aislamiento de las víctimas. Se ofrecía como falso fisioterapeuta para dar masajes o bien requería los servicios de masajistas terapéuticas, siempre en su domicilio, para acceder así a las víctimas. También realquilaba una habitación de su vivienda, sólo a mujeres, para generar situaciones de aislamiento con las que satisfacer sus deseos sexuales", prosiguen desde la Guardia Civil.

Durante el desarrollo de la operación, los guardias civiles del Equipo de Policía Judicial de Totana han contado con la colaboración de sus homólogos de Altea (Alicante),  ya que una de las víctimas es de esta población.