Kiosco

Caso Abierto - La Opinión de Murcia

Judicial

Condenada por inventarse que su vecino abusó sexualmente de su hija y de su nieta en Murcia

El hombre falsamente acusado llegó a pasar 34 días en prisión y, al salir, le despidieron del trabajo, tuvo que cambiar de casa y le llamaban pederasta: ahora será indemnizado con 6.000 euros por daños morales

Imagen de un vehículo de la Policía Nacional. Policía Nacional

Su vecina se inventó que abusaba de su hija de 9 años y de su nieta de 5, así lo denunció en una Comisaría de Murcia y comenzó su pesadilla: fue detenido, mandado a prisión provisional y, al salir, perdió su empleo, tuvo que cambiar de domicilio y soportar que le llamasen pederasta. Ahora, la Justicia ha condenado por denuncia falsa a la mujer.

Los hechos se remontan a abril de hace más de seis años. Fue entonces cuando la vecina, que ahora tiene 45 años, se presentó en dependencias policiales y denunció a sabiendas de su falsedad, como consta en el relato de hechos probados de la sentencia, la comisión de dos delitos de abuso sexual. Dijo que su vecino, del que dio nombre y apellidos, había abusado sexualmente de su hija, de 9 años, y de su nieta, de 5. 

Los investigadores comenzaron con sus pesquisas y, dado que el sospechoso estaba plenamente identificado, fue detenido. El Juzgado de Guardia lo mandó a prisión preventiva, donde pasó 34 días. En septiembre del año siguiente a la denuncia, el juzgado daba carpetazo a la causa: no había prueba alguna de que este hombre hubiese atacado sexualmente a las menores. 

La Audiencia corroboró el archivo y arrancó a continuación el procedimiento judicial contra la mujer, ya que «con conocimiento de la falsedad de la denuncia, aleccionó a las menores sobre el contenido de sus declaraciones, tanto en las practicadas ante la Policía como en el Juzgado».

El Juzgado de lo Penal Nº4 de Murcia condenó a la mujer por un delito de denuncia falsa a la pena de seis meses de prisión y multa de 12 meses con una cuota diaria de dos euros con la responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas no satisfechas, así como al pago de las costas procesales, incluidas las de la acusación particular. La indemnización para el hombre la fijaba en 6.000 euros.

La víctima recurrió ante la Audiencia Provincial. También lo hizo la acusada, esta para pedir que no se le impusiese responsabilidad civil alguna, ya que, según ella, no se ha probado daño moral alguno. El tribunal contesta que «la concurrencia del daño moral producido resulta innegable y fluye con naturalidad de la propia declaración de hechos probados», dado que «se imputan falsamente a una persona la comisión de hechos que atentan contra la libertad sexual, delitos de abuso sexual cometidos sobre unas niñas de 9 y 5 años de edad».

«Resulta incuestionable la incidencia de aquella falsa imputación sobre el honor y la dignidad de la persona y su reputación tanto en el ámbito personal, como familiar y social, con sujeción del afectado a un proceso penal para la investigación de los hechos», indica el auto, que estima parcialmente el recurso del hombre y condena a la vecina a 15 meses y un día de cárcel y multa de 18 meses y un día con cuota diaria de dos euros. La indemnización se mantiene en los 6.000 euros.

Compartir el artículo

stats