17 de noviembre de 2018
17.11.2018
Violencia machista

Crimen machista en Mallorca: "Ella decía que le acosaba, el sábado denunció que le había pinchado las ruedas"

La pareja había convivido durante un año, pero ella "decía que había cambiado" y la semana pasada le dejó

17.11.2018 | 11:29
Crimen machista en Mallorca: "Ella decía que le acosaba, el sábado denunció que le había pinchado las ruedas"

Unos gritos desgarradores resonaban anoche en el aparcamiento de Conforama. "¡¿Por qué?!", repetían impotentes y desolados los familiares de la mujer asesinada, que iban conociendo la trágica noticia a medida que llegaban al lugar. Cerca de allí, los compañeros de trabajo de Sacramento Roca, conocida como 'Sacri', abatidos y entre lágrimas, recordaban los temores de la víctima tras su reciente ruptura de la relación con el hombre que ayer la mató. "Ella decía que le acosaba. No había aceptado que le dejara. El sábado pasado salió de trabajar y se encontró las cuatro ruedas del coche pinchadas. Estaba convencida de que había sido él y fue a la Policía para denunciarlo", contaban sus compañeros. La mujer llevaba 15 años trabajando en Conforama y era muy apreciada por el resto de trabajadores. También el hombre había estado empleado como vigilante de seguridad en la tienda.

La relación entre Rafael P. y Sacramento Roca comenzó hace ahora un año, según explicaron allegados a la pareja. "Tenían dos hijos cada uno de relaciones anteriores y se fueron a vivir juntos", contaba una amiga de la mujer. La situación empeoró hace un tiempo. "Ella decía que había cambiado y hace unos días acabó cortando la relación. Le dejó", afirmó.

Los conocidos de Sacramento Roca recordaban con dolor un episodio ocurrido el pasado sábado, el mismo día de la ruptura. "Salió de trabajar y se encontró con las cuatro ruedas del coche pinchadas. Estaba convencida de que había sido él. Fue a la Policía para denunciarle. Decía que la acosaba, porque no aceptaba que le hubiera dejado", relató una allegada.

También en el entorno de Rafael P. eran conscientes de lo mal que se había tomado el final de su relación. El hombre había escrito mensajes en las redes sociales esta misma semana mostrando triste y decepcionado.

Con todo, nadie podía imaginar lo que pasó ayer por la tarde, cuando Rafael P. entró en la tienda donde ella estaba trabajando. "Se ha ido directamente a por ella y la ha apuñalado", explicaba un trabajador. "Yo estaba en la zona de lavadoras y he empezado a oír gritos. Me he asomado a ver qué pasaba. El hombre la estaba acuchillando.", recordaba este testigo. Varios trabajadores de la tienda corrieron hacia la pareja para separarlos. Con la mujer ya malherida, Rafael P. se encaró con uno de estos testigos. "Lo ha arrinconado y ha levantado el cuchillo como amenazándole. Entonces se ha ido corriendo de la tienda".

La huida del hombre fue corta. Salió a la carrera hacia la calle Aragó, la cruzó y se adentró en Lledoners, mientras varias personas que habían presenciado el crimen iban tras él. "Se ha parado y les ha enseñado el cuchillo, intimidándoles", relataba otro testigo. Varios padres que esperaban a las puertas de un colegio la salida de sus hijos se toparon con la escena. El asesino fue finalmente reducido por un vigilante de seguridad y un policía local de Llucmajor, ambos libres de servicio, que lograron desarmarlo.

El sospechoso fue detenido por la Policía, que llegó al lugar instantes después. Fue trasladado inmediatamente a comisaría, donde a lo largo del fin de semana será interrogado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook