El auge del trasplante capilar para eliminar o mejorar la calvicie sigue en alza en una sociedad cada vez más preocupada por la imagen.

Aunque los trasplantes de pelo se llevan realizando en España más de 30 años, la tecnología, el conocimiento y el resultado estético han mejorado notablemente en los últimos tiempos.

El trasplante capilar es una cirugía que busca mejorar la densidad capilar cuando esta se ha perdido.

Se trata de reubicar los cabellos del paciente, extrayendo injertos de la zona donante (habitualmente, la parte posterior y lateral de la cabeza) para posteriormente colocarlos en las zonas donde hacen falta (en general, la parte frontal y superior de la cabeza).

¿Cualquier persona con alopecia puede someterse a esta técnica?

“No sirve para todos los tipos de alopecia”, explica a 'Guías de Salud' el doctor David Saceda, dermatólogo miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y del Grupo Español de Tricología de esta institución. 

Este especialista comenta que

  • “Hay más de 100 tipos de alopecia descritos y muchos de ellos son de origen autoinmune, esto es, que el sistema defensivo se equivoca y ataca al cabello. Eso hace que ese tipo de alopecias no se pueda tratar mediante implantes”. 
  • El paciente ideal para trasplante es aquel con alopecia androgénica, el tipo más frecuente de esta patología.

La sufren hasta un 50% de los hombres de 50 años y entorno a un 5-10% de las mujeres.

Pero dentro delos diferentes tipos de alopecia, tampoco son buenos candidatos aquellos pacientes que ya tienen zonas muy amplias sin cabello o está completamente calvos. 

  • El paciente que más se va a beneficiar de este tipo de intervención que aquel que se encuentran en estadios intermedios de calvicie. “Cuando los casos son leves, siempre se van a beneficiar mucho más con otros tratamientos (fármacos orales, inyecciones o lociones)”, explica el doctor Saceda.

Eso sí, el experto en tricología advierte que es esencial que los pacientes que se quieran someter a un trasplante capilar “hayan recibido otro tipo de tratamiento médico previamente, porque si no es así, no podemos delimitar las áreas trasplantables y que por tanto que se van a poder intervenir con la cirugía”. 

Y es que “un paciente que no ha recibido un tratamiento previo es un paciente que tiene una alopecia inestable y que a pesar de recibir una cirugía bien hecha puede tener un mal resultado”, advierte el dermatólogo.

Hay más de 100 tipos de alopecia descritos. FREEPIK

¿Cómo se realiza el trasplante?

Saceda señala que existen “dos tipos de técnicas, pero la más utilizada es la técnica de FUE, una técnica basada en microinjertos.

  • Se trasplanta raíz a raíz, pelo a pelo, y esto consigue unos resultados completamente naturales, una recuperación mucho más llevadera y más fácil que las antiguas cirugías de trasplante capilar”.

Se extrae, uno a uno, el pelo de la parte posterior de la nuca, se coloca en las zonas a recuperar, “generalmente las zonas de las entradas y las frontales”

Para someterse a esta técnica, lo primero que se hace es rasurar la cabeza del paciente.

  • “Si es una mujer o una cirugía de una zona no excesivamente grande, se puede rasurar solo una franja de cabello”, aclara. 

Hay que estar preparado, porque este tipo de cirugías son largas, “entre 6 y 10 horas” y requiere anestesia local.

  • “Pero siempre es recomendable la presencia de un anestesista en la cirugía para supervisar la situación del paciente y controlar que durante tantas horas no sienta dolor ni molestia alguna”, añade Saceda.

Con el paciente anestesiado y controlado por el anestesista se extrae, uno a uno, el pelo de la parte posterior de la nuca, se coloca en las zonas a recuperar, “generalmente las zonas de las entradas y las frontales”. 

¿Y después de la cirugía?

Una vez realizado el trasplante y durante las dos semanas posteriores el paciente puede hacer una vida normal, aunque debe tener especial cuidado con algunas cuestiones: 

  • No debe exponerse al sol de forma prolongada.
  • Evitar la práctica de deportes que puedan producir impactos en la cabeza. 
  • Reducir los riesgos para no recibir golpes en la cabeza. 
  • No utilizar gorros.

Por lo demás, “es una cirugía que se lleva muy bien a nivel médico. Es excepcional encontrarse con un paciente que sufra dolor o molestia después de un implante de pelo. También es muy raro sufrir infecciones”, comenta el doctor Saceda.

Y aunque la recuperación médica es rápida, si que puede haber más problemas con el que el dermatólogo llama “recuperación sociolaboral”, relacionada con la exposición social de las zonas rasuradas de la cabeza. Esto puede provocar que la recuperación se extienda más en el tiempo 10 días o dos semanas. 

Hay que esperar un año para ver los resultados del trasplante capilar.

¿Cuánto se tarda en ver los resultados?

Pues hay que tener paciencia. Una vez implantado, el pelo comienza a crecer de forma normal, pero tarda al menos 6 meses en comenzar a hacerlo. Y es que “el pelo trasplantado al principio está apagado, está en ‘shock’, así que los resultados no se empiezan a apreciar hasta el año de la cirugía”, explica el dermatólogo. 

El pelo trasplantado, casi por definición, no se cae nunca

Y no, no hay peligro de que ese pelo se vuelva a caer. “El pelo trasplantado, casi por definición, no se cae nunca”, asevera el especialista.

  • “El problema es que tú tienes pelo nativo, pelo que si se puede seguir perdiendo. Por eso, otro aspecto importante de la cirugía capilar es tener claro que no sustituye al tratamiento médico”. 

El doctor Saceda deja claro que “un paciente al tomar tratamiento médico hace que se le deje de caer el pelo y el trasplante se coloca en aquellas zonas donde ya se ha perdido el pelo, donde hay una calvicie que solo se puede solucionar con cirugía”.

Te puede interesar:

Por eso, una vez operado el paciente debe seguir con un tratamiento para la calvicie, porque “si no, una parte del cabello no caerá y otra seguirá desapareciendo”.

Estos tratamientos suelen ser farmacológicos, bien tomados por vía oral, combinados con tratamientos en forma de loción o microinyectados (inyecciones en el cuero cabelludo).