Psicología infantil

El problema de la enseñanza bilingüe

J. Alejandro López

Desde hace unos años a esta parte en los debates sobre educación han ido creciendo dos corrientes de pensamiento sobre la enseñanza o educación bilingüe. Por un lado encontramos a los defensores, que abogan por este tipo de enseñanza, exponiendo sus ventajas, y por otro, los detractores, que se centran en los inconvenientes.

Entendemos por educación o enseñanza bilingüe aquella en la que la instrucción se imparte en dos lenguas, siendo ambas instrumentales. Los contenidos académicos se enseñan en español y en otro idioma, preferentemente el inglés (francés o alemán). Por ejemplo, las clases de matemáticas de un centro educativo español se enseñan en inglés.

Según la profesora de la Universidad Complutense de Madrid, Marta Evelia Aparicio, en su artículo de 2009 denominado ‘Análisis de la educación bilingüe en España’, el inicio de la enseñanza bilingüe en nuestro país se remonta a mitad de los años 90, en concreto a 1996 para ser exactos. Desde estos inicios han pasado ya unos 28 años, tiempo suficiente para poder analizar los resultados de este tipo de enseñanza.

Tras estos 28 años, dos son las corrientes opuestas de pensamiento sobre la eficacia de esta educación. Veamos cuáles son las ventajas e inconvenientes que alegan ambos bandos:

Ventajas de la enseñanza bilingüe: La primera ventaja es que el alumnado adquiere una mayor competencia del idioma extranjero, pues está expuesto más tiempo a dicho idioma, lo que será de ayuda cuando el discente desee incorporase al mercado laboral, donde cada vez se demanda más el dominio de diferentes idiomas. El aprendizaje de un idioma extranjero facilita el aprendizaje de otros idiomas extranjeros. El cerebro, a través de las conexiones neuronales, puede volverse más flexible lingüísticamente hablando. Se desarrolla una visión plural y de aceptación de otras culturas y también favorece el pensamiento divergente.

Inconvenientes de la educación bilingüe: El alumnado que se está formando no acaba aprendiendo bien las asignaturas que se dan en idioma extranjero, al final se produce una pauperización de la instrucción, ya que el aprendizaje de los contenidos acaba siendo de baja calidad por la incapacidad de ahondar en ellos y la inhabilidad del alumno, que se está formando, de poder entender con profundidad un tema en otro idioma. Pérdida de motivación por parte del alumnado que se queda atrás, pues supone un doble esfuerzo, entender la materia y aprender el idioma nuevo. Genera mayor dificultad en alumnado con trastornos del aprendizaje como el trastorno específico del lenguaje o la dislexia, pues parece haber una correlación positiva entre dislexia y dificultad de aprender un idioma extranjero. Se genera una segregación entre alumnado bilingüe y no bilingüe en un mismo centro educativo. Los alumnos con dificultades educativas, socioeconómicas y contextuales acaban juntos en los mismos grupos. Se requiere de mayor infraestructura y recursos para formar adecuadamente al profesorado.

La enseñanza bilingüe está siendo debatida dentro de la literatura científica educativa, en las AMPAS, entre el profesorado y por la propia opinión pública, llegando incluso a entidades políticas. Parece que los inconvenientes crecen según obtenemos más datos, por ello algunos centros educativos están optando por intentar retirar de sus aulas dicha educación bilingüe.