Direcmur / Innovaedum

Se disputa la final del II Torneo Arrímate al Caliche

Tuvo lugar en el anillo inferior de la plaza Juan XXIII de Cartagena y se repartieron ocho trofeos para reconocer las habilidades de los participantes

Foto de grupo en la final del II Torneo Arrímate al Caliche que se celebró en el anillo inferior de la Plaza Juan XXIII de Cartagena.

Foto de grupo en la final del II Torneo Arrímate al Caliche que se celebró en el anillo inferior de la Plaza Juan XXIII de Cartagena.

L.O.

El segundo Torneo Arrímate al Caliche entre institutos, un evento organizado en conjunto por la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Cartagena y la Asociación Amigos del Juego del Caliche del Campo de Cartagena, celebró su final hace unas semanas. Su objetivo es fomentar el tradicional juego del Caliche entre el alumnado de 2º a 4º de secundaria. El nombre del torneo deriva de una de las jugadas del caliche, el arrime.

El Caliche es un juego tradicional de habilidad y destreza. En resumen, consiste en lanzar moneos (discos metálicos), tratando de derribar el caliche (palo de madera). Cuenta con una larga historia en la comarca.

Los eventos que combinan diversión y aprendizaje brindan una experiencia enriquecedora a los jóvenes. Así, participar en juegos tradicionales, como el caliche, permite a los alumnos conectarse con la cultura y las tradiciones de la comarca, al tiempo que se promueve la competencia saludable y el trabajo en equipo.

El Ayuntamiento dotó del material necesario (moneos y caliche). La Asociación formó a los docentes de Educación Física, incluyendo así el caliche dentro de sus programaciones didácticas de departamento. Los docentes habilitaron pequeños espacios para el juego dentro de los centros educativos. También se utilizó el cómic de Rogelio y Joaquín con la historia y las reglas del juego.

Seis institutos participaron en este programa: Juan Sebastián Elcano: San Isidoro de Los Dolores; Los Molinos de Barrio de Peral; Jiménez de la Espada; Arturo Pérez Reverte y Pedro Peñalver de El Algar.

En primer lugar, se realizó una fase clasificatoria interna dentro de los institutos participantes. Las mejores 4 alumnas y 4 alumnos de cada centro disputaron la final en el anillo inferior de la Plaza Juan XXIII de Cartagena. El evento se vistió con una camiseta para cada participante, y se repartieron un total 8 trofeos, como forma de reconocer y premiar los esfuerzos y habilidades de los adolescentes que participaron en el torneo.

«Estos eventos son importantes para preservar y difundir nuestras tradiciones y juegos populares», señalan desde la Asociación. «Permiten que las nuevas generaciones se involucren en actividades que han sido parte de nuestras raíces durante mucho tiempo». También fomentan la camaradería, el espíritu deportivo y la colaboración entre los participantes.

Por ello, los organizadores felicitan a todos los adolescentes y profesores participantes, por valorar las tradiciones con un espíritu deportivo en sana competición.