Opinión | El blog del funcionario

Doñana - Mar Menor & Andalucía - Murcia

El Parque Nacional de Doñana

El Parque Nacional de Doñana / EFE

Lo que ha ocurrido con el acuerdo entre el Ministerio de Transición Ecológica y la Junta de Andalucía para que Doñana no termine desapareciendo, no es una ofensa a los agricultores del Campo de Cartagena, sino que una vez más, la realidad nos pone frente al espejo de nuestras limitaciones.

Andalucía aporta el 18% de la población en España y representa un 13% del PIB, y lo más importante, elige 61 escaños al Congreso de los Diputados, mientras que la Región de Murcia, donde las estrellas se ven más cerca que en ningún otro lugar, somos el 3% de la población, aportamos lo mismo, el 3’1% al PIB nacional y tan solo elegimos 10 diputados al hemiciclo legislativo.

Cada hectárea en Doñana tendrá un abono de cien mil euros en su Corona Norte a cambio de dejar de cultivar sus tierras y «renaturalizar o reforestar» los suelos. En cambio, las que se encuentren junto al Mar Menor, recibirán como máximo cuatro veces menos, veinticinco mil euros.

Así que si alguien piensa que todos los españoles somos iguales, siento decepcionarles,, tanto tienes y aportas, tanto vales. Pero cuidado, antes de ponernos a llorar como plañideras junto a la Fundación Ingenio, nos tratan igual que nosotros tratamos al noroeste o al altiplano, ni más ni menos.

Al final, todos los acuerdos y consensos, como decía el malogrado exministro Fernández Ordoñez, y al que tanto hacía referencia el que quizás haya sido el mejor consejero de Economía y Hacienda que hemos tenido en la Región de Murcia, Juan Bernal, ‘Esto cuánto cuesta y quien lo paga’.

Hoy ha sido Ribera quien ha conseguido que Juanma Moreno y los agricultores de Doñana hayan terminado aceptando un cheque de mil millones de euros para agachar la cabeza, igual que Sánchez ha comprado a Junts, o cuando Aznar financió a Pujol y Arzallus con billetes de curso legal, igual que López Miras ‘compró’ y lo entrecomillo, los votos de los tránsfugas y tramposos de Ciudadanos y VOX o ahora ha terminado por aceptar a la extrema derecha en su mesa de comedor después de jurar y perjurar que no se bajaría del caballo.

Pero aquí no terminará la humillación de Andalucía a Murcia, ya que Juanma Moreno e Isabel Díaz Ayuso, es más que seguro que impondrán el corredor mediterráneo en su vertiente central como prioritario, los mismos líderes populares que desde Murcia reverenciamos en cada manifestación a la que somos convocados, y es que otra cosa no, pero sumisos somos un rato, de hecho si no somos líderes, estaremos empatados con Extremadura, Ceuta y Melilla.

Ahora en vez de hacer una profunda reflexión sobre como variar nuestro rumbo, como hacernos fuertes y no arrodillarnos cada vez que llegamos a Hellín, volveremos a hacer lo que mejor sabemos, echarle la culpa al presidente del Gobierno, hace años Zapatero, ahora Sánchez, cualquier cosa menos mirarnos al espejo, y cuando lo hacemos es para preguntarle: Espejito espejito ¿quién es el más alto y guapo de la Región?

El más alto ya no eres tú, pero si el más guapo, le contestan sus asesores.

Por desgracia comenzaremos a llorar por las esquinas, a echar la culpa al resto del mundo de que el profesor nos tiene manía, incluso el otro día escuché a un ex alto cargo popular, hoy jubilado, decir que las siglas PSOE ya no pertenecen a Partido Socialista Obrero Español, sino que la ‘P’ es de Pedro, la ‘S’ de Sánchez, la ‘O’ de odia y la ‘E’ de España.