Opinión | Hablando al aire

Depende

El joven que imparte la conferencia se llama Javier Marín Morales. Lo conozco desde que era un crío y me agrada oírlo hablar ahora, ya como profesor e investigador de la Universidad Politécnica de Valencia, sobre la democratización de la inteligencia artificial. Su charla es rigurosa, clara, didáctica. Se hace, nos hace, preguntas y plantea algunos de los retos a los que tendremos que enfrentarnos con esta nueva inteligencia (una más de las muchas que hay). Diserta con la seguridad que le da saber que sabe mucho, pero que no lo sabe todo. Sin sentar cátedra. Procurando dejar siempre puertas abiertas. Unas alentadoras, otras inquietantes. ¿Es la OpenAI un peligro para la humanidad? Pues, depende... Depende de quién la regule y cómo la regule. ¿Acabará con ciertos puestos de trabajo actuales? Pues, claro, y creará otros, como ha ocurrido desde que se inventó la rueda. Y así, reflexión tras reflexión, sin abandonar en ningún momento lo que un profano como yo llamaría la duda metódica. Llegado el turno de preguntas la cosa cambia. Algunos intervinientes se extralimitan lanzándose (algo que no es nuevo) a pronunciar otra conferencia, sin que nadie se lo pida. Plantean escenarios apocalípticos, distópicos, aterradores. Javier torea como puede el temporal. Con la sonrisa indulgente de quien no lo sabe todo, pero sabe mucho sobre esto.