Opinión | La Feliz Gobernación

Sánchez no vive aquí

Una de las mesas en las que se repitieron las elecciones en Ceutí.

Una de las mesas en las que se repitieron las elecciones en Ceutí. / Juan Carlos Caval

Si Ceutí pudo haber sido concebido como un laboratorio en que analizar el impacto de la bomba nuclear de la amnistía, el experimento ha demostrado que no se han producido radiaciones. El ecosistema político de la localidad ha permanecido intacto. Sólo ha quedado demostrado que la denuncia de Vox acerca de irregularidas en el recuento de votos en un par de mesas el pasado 28M era acertada, así como su aceptación por la Junta Electoral

Los vecinos, en la repetición electoral, han repuesto la voluntad popular originaria sin aparentes variaciones por las derivas posteriores en la política nacional. El PSOE ha perdido la mayoría, pero sube en votos mientras el PP baja. Y Vox, que presume de haber hecho tambalear al gobierno municipal del ‘partido de la amnistía’, tan sólo ha recuperado los votos que perdió en el fraudulento recuento del 28M; es decir, suma el concejal que le habría correspondido en mayo, pero no a causa de que el PSOE pierda fuelle, sino por un correcto ajuste contable de las papeletas depositadas en las urnas. 

De hecho, la única sorpresa de la parcial repetición electoral en Ceutí es la persistencia de la concejala de Ciudadanos, una opción desaparecida del mapa político que en esa localidad sobrevive, sin duda, por el ‘factor humano’, es decir, porque la candidata debe superar en crédito a la marca con que se presenta.

Que Ceutí sea un granero histórico de los socialistas no justifica la inexistencia de cambios en la mayoría tras la repetición electoral, pues la derecha desbancó al PSOE en otros muchos municipios tradicionalmente adscritos a la izquierda. Si la vara de medir es la amnistía de Sánchez, Ceutí, con sus más de 12.000 habitantes, en la parte que representan las mesas electorales que fueron anuladas, ha hecho oídos sordos a la alarma de la derecha posterior al 23J.

Todo depende ahora del fantasmal Cs, pues la suma de PP y Vox iguala al número de concejales obtenido por el PSOE. ¿Aplicarán los populares el criterio de Feijóo para que gobierne el partido más votado o, contra esa convención, reclamará el modelo de Lorca o Molina de Segura? Si Ceutí es un banco de pruebas, lo mismo PP y Vox sobreactúan sobre el impacto de la amnistía.