Opinión | Noticias del Antropoceno

La Inteligencia Artificial y el comedero para pájaros

 Cuando se peinan canas es normal sentirse algo escéptico ante cualquier innovación tecnológica que supuestamente vaya a revolucionar el mundo que conocemos y, alternativamente, según quien opine, va a ser el final apocalíptico de todo o va a salvar la humanidad y liberarla de sus cadenas. Porque hemos vivido tantos inventos, parece que la Inteligencia Artificial vaya a ser uno de tantos. La verdad es que está de moda hablar de ella yo no voy a ser la excepción. Por poner un ejemplo, el otro día leí que uno de los regalos tecnológicos de estas fiestas va a ser un comedero de pájaros dotado de inteligencia artificial. ¡La leche!

Mi escepticismo ha bajado muchos enteros cuando he comprobado por mí mismo cómo los costes de locuciones en mi empresa de publicidad han descendido a un nivel ridículo después de contratar un programa dotado de inteligencia artificial que dispone de cientos de voces en idiomas diferentes, con tonos y cadencias de recitado realistas y capaz de ejecutar una entonación correcta, incluso emocional, para la banda sonora de un vídeo de Navidad. He tenido que modificar el presupuesto en locuciones para el próximo año, de miles de euros a unos pocos cientos. No dejo de pensar que será un auténtico drama para la pléyade de estupendos profesionales de doblaje que existen en nuestro país y en el resto del mundo .

Y sí, hay que empezar a tomarse en serio en lo que puede afectar a nuestro trabajo y a nuestros ingresos, ahora o en un futuro cercano, la irrupción de las inteligencias artificiales con su increíble facilidad de aprender, procesar y elaborar casi cualquier cosa que se les plantee en los ya famosos prompt. Por supuesto que el impacto favorable sobre la productividad será considerable, siguiendo los pasos de la informática personal o del propio internet. De momento contribuirá a potenciar lo que ya usamos habitualmente, como el Copilot que va a integrar Microsoft en su buscador Bing o en los programas de Office, pero aún desconocemos los desarrollos originales que se crearán con el tiempo en base a la IA.