Opinión | Achopijo

Atascos

Estamos modificando rutas. Tenemos en cuenta el tráfico para movernos y trazamos el camino evitado puntos negros. Esto también será la movilidad, amigos

Foto de Koushik Pal / Unsplash

Foto de Koushik Pal / Unsplash

El tiempo necesario para ir de un sitio a otro se ha duplicado. Pasamos horas al día en el coche, en Murcia, al menos. Paradoja, cuando todo lo que se ha buscado con las interminables obras en todas las calles de la ciudad era lo contrario. Estaremos en camino, hay que creer. El coche es un lugar que puede ser fantástico. Tengo suerte porque casi que me gusta el habitáculo, y muchos de los momentos que paso en el coche. Y además, con tanto atasco, estamos empezando a dominar la licencia incluso cuando no llegas a la hora establecida. El atasco en sí es una excusa razonable, insalvable, y de la que tú, conductor, apenas tienes culpa. 

Siempre se puede salir hora y media antes… pero claro. Si lo haces llegas con una hora de antelación y esperar en el sitio, para mi, es peor ahora mismo que pasar el tiempo en el atasco. Música, llamadas, pensar, ver a la gente en la calle… pero lo mejor, algo que comparto con mi querido Carletto Marañón, son los ratos largos con los niños. Es en el coche donde se puede hablar de todo. Nunca, bueno, casi nunca, hay mal que por bien no venga. Estamos a poco de vivir en la circunvalación de Murcia aquel cuento de Cortázar. Cualquier día cuando haya un alcance en el nudo de Espinardo comienza el mercadeo de agua, cargadores de móviles o tabaco en plena autopista. 

Estamos modificando rutas. Tenemos en cuenta el tráfico para movernos y trazamos el camino evitado puntos negros. Esto también será la movilidad, amigos. Yo intento no conducir por la Gran Vía y evitar la Redonda a toda costa, pero esto es casi imposible. Siempre acaba uno en la Plaza Circular. Murcia está creada bajo la fuerza magnética de La Redonda. Estamos a pocos días de que finalicen las obras, hemos leído esta semana en la prensa. Ya tendremos el tablero para hacer gala de la nueva movilidad, la de los atascos a horas punta y la vida en el coche. Recordemos que casi todos llevan recipiente para colocar el café. Por algo sería.

Que otra cosa que estamos cambiando es plantearnos andar un poquico más. Esto sí era. Lo que vale para el Bando, eso de aparcar en las avenidas y bajar andando al centro, vale para todo lo demás. Son atisbos, pero sigamos hasta peatonalizar la Gran Vía. En tránsito, estamos. No hay duda. ¿Evitas atascos? Vale.