Opinión | El prisma

Andrés Martínez

Tres alternativas

Como ingeniero dedicado toda mi vida a responder con proyectos a las necesidades que se presentan y dando las respuestas en función de posibles alternativas, fueran realizables o no, diría:

Alternativa 0: dejar todo como está, dejando gobernar al que más adhesiones consiga. Consecuencia, no se va a respetar la voluntad del pueblo en su mayoría, y van a gobernar los partidos minoritarios, al estar hipotecados los grandes por ellos (Bildu, PNV, BNG, Podemos, Compromís, Junts per Cat, Esquerra Republicana) con intereses contrapuestos y uno común, que no gobierne la derecha. Consecuencia, país ingobernable. 

Alternativa 1: que hagan un gran pacto de Estado, al igual que en alguna ocasión y sobre todo en otros países, donde prima más el interés de la nación que el de los partidos enfrentados.

Alternativa 2: que se derogue esta Ley D’Hont que favorece solo a los partidos minoritarios, y se apruebe una ley más proporcional que respete el sentir general y se tome nota de los países europeos.

No se puede tolerar, a modo de ejemplo, que Coalición Canaria o Teruel Existe puedan llegar a decidir si hay que permitir con una subvención europea hacer un trasvase o traída de aguas desde el Ebro o el Ródano hacia el Levante español, cuando la agricultura es una empresa estratégica para no depender de países extranjeros.