La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Belén Unzurrunzaga

Salud y Rock and Roll

Belen Unzurrunzaga

La historia de un bochorno político

"Me sorprende mucho que Podemos haya pensado que era buena idea este comportamiento anti democrático, muy sucio y que le pasará factura en las próximas elecciones. Está claro que lo de morder y reventar todo es el sello de la casa. "

Belén Unzurrunzaga

No salgo de mi asombro. Pensé que nada podría sorprenderme y de repente la campaña electoral se hace un ‘sujétame el cubata’ y nos regala una noche de viernes qué pasará a la historia del bochorno político. El único debate electoral en la Región de Murcia se ha suspendido. La candidata de Podemos tenía que ceder su atril a la candidata de Más Región por una decisión de la junta electoral. Hablaban de la política del bienestar, gracias a las brillantes preguntas que realizó el periodista de este periódico Jaime Ferrán, cuando sucedió algo que no vimos venir. La candidata de Podemos María Marín se negaba a abandonar el plató del debate para ceder su lugar a la candidata Helena Vidal de Más Región Verdes Equo. Un bloque de anuncios eterno hacía que twitter ardiera, hasta que Luis y Sonia nos comunicaban que el debate se cancelaba ante la negativa de Podemos a ceder su espacio, como ha dictaminado la Junta electoral a Más Región Verdes Equo.

Habría matado a ‘machetazos’ por estar en las instalaciones de la televisión autonómica y ser testigo de lo vivido en esos eternos minutos detrás de las cámaras. Me sorprende mucho que Podemos haya pensado que era buena idea este comportamiento anti democrático, muy sucio y que le pasará factura en las próximas elecciones. Está claro que lo de morder y reventar todo es el sello de la casa. El ideólogo es un genio.

Hasta este momento el debate tenía un claro ganador, el candidato del PP demostraba seguridad y dominaba perfectamente la situación. Sin mirar un papel, lanzando mensajes claros y con una sonrisa que daba miedo, salía airoso frente a Pepe Vélez, el candidato del PSOE que no levantó apenas la mirada de los apuntes. Aplaudo a Maria José Ros de Cs, apunta maneras estaba haciendo un digno papel, una pena que la marca que representa no pase sus mejores momentos y estén a punto de firmar la defunción. De Antelo, ¡qué decir! Un señor que sólo dijo burradas. Según el candidato de Vox, que ha «apatrullado» mucho las calles, nos liamos a machetazo limpio, como si estuviéramos en el Bronx. Todos ellos a lo suyo y los periodistas por más que preguntaban no obtuvieron muchas respuestas.

Dato curioso, en los bloques de anuncios ‘casualmente’ nos han colado varios anuncios del Scrats y de la comunidad de regantes de Cartagena, un poco feo eso, ¿no? Cómo decía el periodista Manuel Segura en twitter la noche del viernes tras lo ocurrido, «un colofón digno para una vergonzante legislatura». Fin de la cita.

Pero salgamos de la Región de Murcia, para hablar de la campaña electoral de Ayuso. Esta semana la candidata a la Comunidad de Madrid, por el PP, se dirigía a los telespectadores en su debate electoral para decirles que iba a combatir el cambio climático presentando como medida revolucionaria, colocar una maceta en cada balcón de las casas de los madrileños. Yo de verdad, es que no sé cómo nadie se da cuenta de la evidencia. Me resulta increíble que arrase en las urnas. Ganas con ganas, ¡hay que joderse!

Hasta aquí la broma bien, pero lo que no llevo nada bien es la utilización de ETA por parte del partido popular, después de 12 años de su disolución.

La lista electoral de Bildu con miembros de la banda, condenados por asesinato terrorista, no es un debate político, es un debate ético y al margen de la ética, la junta electoral no ve indicios de ilegalidad. No es fácil, lo sé. Pero a raíz de esta lista, el PP utiliza una estrategia que manipula y utiliza a ETA para su rédito electoral. Así no se hace política, así se pudre la política. Igual que con la actitud de Podemos en el único debate que los ciudadanos y ciudadanas de la Región teníamos para valorar a nuestros candidatos políticos.

Queda una semana, no sé si puedo con más sobresaltos. Lo triste es que soy pesimista, insisto en que creo que nada va a cambiar. Así que no queda otra que hacerse a la idea, y tirar para delante defendiendo que otra manera de hacer política es posible. Habrá que esperar, .. llegará el tiempo de las mujeres. Ánimo con lo que queda.

Compartir el artículo

stats