La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Nos queda la palabra

Aire

83 sobre 50 de máximo permitido. San Basilio no engaña. Las partículas en suspensión PM 10 nos ahogan.

El clima es irrespirable en Murcia.

El Ayuntamiento mira para otro lado, inhibiéndose de la obligada restricción y prohibición del tráfico en fechas tan comerciales como contaminantes. El consistorio se jacta, incluso, de ser la ciudad mayor de 50.000 habitantes que ‘avanza’ más lenta en el establecimiento de zonas de bajas emisiones.

Ante el retraso, los ‘conductores respiran’, según señala la prensa regional. Como suele ocurrir, los medios nacionales, al contrario, advierten de que la capital del Segura se sitúa a la cabeza de las más contaminadas.

Las asociaciones vecinales, por su parte, plantean recursos ante la Unión Europea para frenar la peatonalización o la movilidad sostenible.

Los que tienen como ‘leit motiv’ envenenar el ambiente prometen, aunque vistan de verde, más coches en el centro y no sería de extrañar que metieran la pala para construir nuevos párkings. Ya saben, lo mismo que anuncian para el Mar Menor, más agricultura.

Hasta en los grupos de wassap de los senderistas se arremete contra la normativa europea porque en una ciudad tan llana, sin más desniveles que el de la actitud, manejable y con tiempo tan bonancible se pretendan recortar las cuatro ruedas.

Sí es verdad que hay voces que claman en el desierto. Así, la Asociación para la Conservación del Patrimonio de la Huerta de Murcia (Huermur) pretende que se cumplan los que marca la legislación para afrontar los altos niveles de polución, pero a la vista está que, como el espacio que protegen, sus peticiones se pierden entre el humo ambiental que envuelve estos lares.

Ni los médicos y científicos logran, relatando una letal lista de enfermedades, vencer al coche.

Nadie coge el toro por los cuernos. Tampoco se pueden tomar ni el bus ni el tranvía ni cualquier otro servicio público en un área metropolitana de 500.000 personas. Ni, por supuesto, caminar a un lugar que no sea el pasado.

Compartir el artículo

stats