Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Miguel Hernández

El blog del funcionario

Miguel H. Valverde

Ciudadanos: contigo empezó todo

Inés Arrimadas

Cuatro años cuatro se van a cumplir en los próximos meses en los que se produjo el mayor fraude democrático que se recuerda en la Región de Murcia desde la instauración de la democracia tras la dictadura militar.

Curiosamente fue el partido Ciudadanos, que se presentaba como adalid de la democracia, la transparencia y abanderado de la lucha contra la corrupción el que cambió la historia incluso de la Región de Murcia.

La gran beneficiada del más que presunto fraude de las primarias de Ciudadanos, tal y como ha acreditado la Guardia Civil, es desde junio de 2019 vicepresidenta del Gobierno regional, un cargo que no debería recaer sobre ella, ya que de no haber sido por dicho fraude no hubiera sido nunca la candidata a la presidencia de la Comunidad Autónoma de Murcia.

Hoy, cuatro años después, aún la Justicia sigue sin cerrar una de las heridas democráticas más graves que se han producido, y durante estos años, un millón y medio de murcianos hemos tenido, por tanto, una Gobierno alegal.

¿Qué hubiera pasado si no hubiera habido fraude en las primarias de Ciudadanos? Es difícil que se hubiera producido un acuerdo entre los naranjas y los populares, ya que el adversario de la actual vicepresidenta, Leonardo Pérez, siempre defendió a cal y canto el espíritu y las palabras de la entonces ‘reina naranja’, Inés Arrimadas, aquel 19 de mayo en la murciana Plaza de Belluga cuando dijo: «Cuando oigo hablar al PP, parece que los malos datos son como una plaga bíblica o una mal endémico, pero no, los problemas son fruto de su mala gestión», para terminar diciendo: «Era imposible ganar en Cataluña a los independentistas y lo logramos; era imposible sacar al PSOE del Gobierno en Andalucía, y los sacamos. Por eso sé que vamos a ganar en Murcia para lograr el cambio; por eso, no os merecéis que la mayoría de noticias que llegan de Murcia sean por la corrupción. Veinticuatro años del PP son muchos, es tener un proyecto agotado». Un fraude que cambió el destino de España.

Al igual que el famoso efecto mariposa, el presunto fraude de las primarias en Ciudadanos ha dado lugar, años después, a cambios inimaginables en España.

Seguramente Ayuso no hubiera adelantado las elecciones a raíz de la moción de censura presentada en Murcia entre el partido ganador de las elecciones, los socialistas de Diego Conesa, y un Ciudadanos en una huida desesperante, y por lo tanto, el ‘fenómeno Ayuso’ no se hubiera adelantado, y Casado y García Egea seguirían siendo los líderes populares mientras Feijóo estaría como pez en el agua en su Galicia natal y no como elefante en una cacharrería como se encuentra ahora en Madrid.

Pero lo más grave de todo es que cuando se pronuncien los tribunales de Justicia, y salvo que los contundentes informes de la Guardia Civil sean anulados, habremos tenido una parte del Gobierno regional ilegítimo y fraudulento.

Resulta sorprendente que un hecho histórico como este lo hayamos normalizado de tal forma que la mayoría de los ciudadanos, y la casi totalidad de la clase política, han preferido correr un ‘estúpido’ velo sobre ello, pasando página rápidamente como avergonzándonos de aquel simulacro esperpéntico de primarias.

Espero que algún día alguien pida perdón a los murcianos por aquel fraude, auspiciado y engendrado en las vísceras de un partido, el naranja, que el tiempo demostró que solo perseguía intereses particulares y partidistas. Jamás un grupo que llegó a ilusionar a tantos millones de españoles engañó durante un tiempo a tanta gente. Lamentablemente, el daño que hizo y que sigue haciendo sus tránsfugas a las instituciones, sigue creciendo mientras la Justicia calla demasiado tiempo. Mientras eso ocurre, paradojas de la vida, los únicos cadáveres políticos que ha dejado el fraude fueron el vencedor de las elecciones de 2019, Diego Conesa, la ex portavoz naranja, Ana María Martínez Vidal, el expresidente del Partido Popular Pablo Casado, y su exsecretario general, el murciano Teodoro García.

Compartir el artículo

stats