Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Tribuna libre

Presente y futuro de los servicios ferroviarios en la Región de Murcia

Dentro de unos días el soñado por algunos tren de Alta Velocidad va a llegar a la Estación de El Carmen danto tumbos por media España. La parafernalia y el alarde publicitario de todos los medios ya está diseñado y organizado tan sólo a falta de la fecha exacta. Las Administraciones serán las protagonistas de tal celebración, Ministerio de Fomento, ADIF, Gobierno regional, etc., y con ello nos querrán, nos quieren, tapar la boca a cuantos no creemos que este sea el tren que la Región necesita.

Con ese dichoso AVE y con un Corredor Mediterráneo que a trancas y barrancas se abre paso desde Monforte del Cid hasta Lorca en donde aún no tenemos proyecto de la travesía en dirección a Almería.

A este Corredor Mediterráneo están ligados los servicios de Cercanías, que en estos momentos sólo funcionan con Alicante con la promesa de nuevos trenes y de una modernización y electrificación tanto con Alicante como con Lorca-Águilas, así como los nuevos servicios con Valencia o Cataluña. Desde semanas atrás hemos podido leer sus supuestas ventajas con titulares loables como: «El Corredor Mediterráneo pondrá Murcia a 50 minutos de Alicante por Cercanías» o «El viaje a Valencia se reducirá a hora y media con los nuevos trenes».

Todo ello sin que el nuevo y soñado tren pise ni un solo kilómetro de la vía histórica por la que más de siglo y medio han rodado los trenes que nos unían a la capital de España y vertebraban mal que bien la región y la vecina Albacete y de la que parece que nadie se acuerda.

Esta es la única línea pendiente de modernización: el eje Murcia-Albacete, del que se habló en su momento, después de que Europa la declarara prioritaria.

«La línea Cartagena-Chinchilla pasa a la primera división de la red europea de transportes», decía Josep Vicent Boira el 30 enero de 2022.

Pero después nada se ha avanzado, mientras estamos pendientes de la reunión europea que acuerde los fondos que aseguren la construcción de esa línea que debería estar renovada en 2030 si se cumplieran las previsiones de Boira como comisionado del Gobierno para el Corredor Mediterráneo.

El tren va a ser el mejor elemento vertebrador de los territorios, máxime si contamos con que a partir de 2035 el acceso al coche va a ser mucho más difícil que hasta ahora. Se impone un esfuerzo de las Comunidades autónomas de Murcia y Castilla-La Mancha y de todos los implicados, todos los municipios que el tren atraviesa, para que se recupere un tren moderno, con electrificación y duplicación de las vías, hasta Calasparra en la red antigua de ferrocarril que está llamada a ser el elemento vertebrador de la Región de Murcia; pero no sólo de ella, sino con Albacete y el Este de Andalucía. Almería no tiene más salida hacia el Centro y Norte de España que el ferrocarril que atraviesa la Región de Murcia. A pesar de que en su campaña de loas al Corredor, el Comisionado del Gobierno decía el 7 noviembre que permitirá llegar a Madrid en cuatro horas desde Almería cogiendo el AVE en Murcia, cuando es evidente que Almería ha quedado descolgada de todos los planes de renovación de las infraestructuras ferroviarias, que como Murcia no tiene ni un solo kilómetro de vía electrificada, como podíamos leer en La Voz de Almería hace una semana. Porque la salida de Almería hacia el Centro y Norte de España para viajeros y mercancías es a través de Murcia y precisamente por el eje Murcia-Albacete.

Invertir en esta línea es clave. Y no podemos dejar de defenderlo aun en vísperas de la llegada del AVE a la estación de El Carmen.

En este sentido no podemos sino celebrar que el ayuntamiento de Hellín haya puesto todo su empeño en la defensa de esta línea tomando una iniciativa ciudadana promovida por la Plataforma Ciudadana por el Tren para Hellín y Comarcas que no podemos sino apoyar. Lo hicimos compareciendo en una mesa conjunta de debate el pasado lunes 21 noviembre en el Club Atalaya de Cieza que quiso ser preparatoria de la manifestación en Madrid el sábado 25 noviembre bajo el lema «No al cierre de la línea Cartagena-Chinchilla», cuyo éxito celebramos. Y lo volveremos a reiterar con otra mesa redonda en Archena bajo el auspicio del Ateneo Villa de Archena, el 2 de diciembre próximo, al que invitamos a la ciudadanía de todos y cada uno de los Ayuntamientos y comarcas que atraviesa este ferrocarril, desde Cartagena a Moratalla.

Independientemente de las diatribas entre partidos en forma de iniciativas o enmiendas para la electrificación de la línea Cartagena-Chinchilla. Bienvenidas sean si van en la dirección de modernizar esta línea histórica.

El inmovilismo sociológico pero sobre todo institucional de todos los Ayuntamientos desde Cartagena a Calasparra es incomprensible cuando se ha contado, aún se cuenta, con una herramienta como es PITVI 2012-2024 que plantea clara y taxativamente el desdoblamiento y electrificación de la línea. ¿Cómo se puede entender y justificar que ni uno sólo de ellos lo haya reclamado teniéndolo enunciado y prescrito en los planes oficiales del Ministerio de Fomento para un periodo aún vigente?

Creo que se impone un compromiso serio si no queremos que nos quiten el tren.

Mientras, en otras regiones se está consiguiendo la inversión necesaria por parte de Fomento. El ejemplo de Teruel Existe, un partido regionalista nuevo, lo demuestra, con una infraestructura similar a la nuestra en longitud pero con un trazado más complicado. En enero de 2021, en nota de prensa del Ministerio de Fomento, el Gobierno autoriza la licitación de obras de electrificación de la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto. 184 kiloómetros y 41,4 millones de euros.

Mientras tanto nuestro ferrocarril histórico permanece suspendido so pretexto de las obras del Corredor y con el peligro de que intenten echarle tierra para que los murcianos nos olvidemos de él, como en este momento lo tenemos.

La idea de un ferrocarril regional como red de Cercanías o Media Distancia que vertebrara la Región, que en más de una ocasión habíamos planteado, tiene ahora más sentido que nunca. De manera subsidiaria un tren que enlazara Calasparra con Cieza habría servido para mantener una expectativa certera de que Calasparra y los pueblos del entorno próximo no se quedaban sin tren. Incluso la idea de que esta línea pudiera seguir siendo utilizada para mercancías mantenía esta expectativa. Y de pronto nos enteramos de que se desmontan las vías del viejo trazado ferroviario Cieza-Calasparra en el tramo ciezano con la autorización de su Ayuntamiento. Incluso con la opinión en contra de la alcaldesa de Calasparra, del mismo partido que el alcalde de Cieza.

Algo hay aquí que no encaja bien en este puzle que se desmonta sin acuerdo de todos los implicados, pero que una vez desmontado lo único cierto es que decimos adiós al tren. La Historia dirá quiénes fueron sus autores de este atentado al ferrocarril regional.

La eliminación de las vías desde Cieza a Calasparra invalida definitivamente la posibilidad de un Ferrocarril Regional.

Con el AVE por un recorrido extrarregional a punto de llegar a la Estación de El Carmen, decimos con toda rotundidad: «No al cierre de la línea Cartagena-Chinchilla bajo ningún pretexto».

Compartir el artículo

stats