La información que yo tenía de Podemos sí que era valiosa, y no esa mierda de Informe PISA que le colaron al director de un digital, que la publicó como un pardillo, y a la que luego ningún juez le dio credibilidad. Y mira que lo había yo advertido de que se anduviera con cuidado con esos polis chapuceros que yo mismo le había presentado. Sí, aparte del director del AllRight Diario también cayó en la trampa un acreditado presentador de televisión que soltó el pretendido bombazo en hora de máxima audiencia. Sí, señoría, es cierto que yo hablé con él después de que hubiera saltado la noticia y le dije que el Informe PISA era una mamarrachada, una chapuza. 

Él también me dijo que le había parecido muy burdo. Y sin embargo le dio publicidad. Ya le digo, señoría, que los periodistas en cuanto olfatean una exclusiva pierden el culo por darla, disculpe la expresión, aunque reconozco que eso es algo que me ha facilitado muchas veces mi trabajo. Hay quien cree que toda esa farfolla de las exclusivas no es más que un contubernio con pasta de por medio. Y es cierto que a veces hay que ser obsequioso con algunos plumillas, pero por lo general basta con pasarles una exclusiva por delante de las narices para que se pongan cachondos y se lancen a tumba abierta. Con lo único que hay que tener cuidado es con no ofrecerles información que perjudique a los suyos, porque es cierto, señoría, que en el mundo del periodismo hay lealtades políticas inquebrantables. Los medios se deben a su público y aquí el público solo sigue a los medios que lo reafirman en sus ideas. «Sesgo de confirmación», le llaman los psicólogos. Así que está claro, no se puede pretender que un medio publique algo que perjudique al partido con el que simpatizan sus lectores.

No hay que pasar por alto que el Informe PISA era una chapuza por habérselo encargado al primer piernas que se ofreció a hacerlo. Al final, ese informe benefició precisamente a quienes pretendía destruir, los gerifaltes de Podemos y, como le dije a la número dos del partido que encargó el informe, les sirvió de vacuna. Como lo que contenía era pura basura, pasó lo que tenía que pasar, que ningún juez lo tomó en serio y se fueron desechando una tras otra las causas por financiación irregular contra los del Coletas. Sí, señoría, me refiero al que fue jefe supremo de Podemos, sí.