El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha cargado este jueves contra el "sectarismo y partidismo" de JxCat en Badalona y ha pedido concentrar el voto en ERC en esa ciudad, ya que los republicanos son la única garantía de "parar" al popular Xavier García Albiol el 28 de mayo. El acto de Esquerra en Badalona ha tenido como hilo conductor las críticas reiteradas a Junts per Catalunya, después de que el alcaldable de ese partido, David Torrents, afirmase ayer que si tuviese que elegir entre ayudar al candidato republicano Àlex Montornès a ser investido alcalde o dejar que gobierne el exalcalde del PP, no tendría dudas: "Que García Albiol gobierne".

Ante el revuelo generado por sus palabras, Torrents (también secretario de Organización de JxCat y dirigente de confianza de Laura Borràs) matizó posteriormente sus declaraciones y aseguró que Albiol "no gobernará Badalona si depende de JxCat". Pero de poco ha servido esa rectificación para ERC, que en su acto de esta tarde en Badalona ha salido en tromba contra JxCat: los reproches se han sucedido en voz de Aragonès, de la consellera Laura Vilagrà, del exconseller Raül Romeva o del propio Àlex Montornès. "Lo quiero dejar claro de entrada", ha señalado Aragonès apenas pasados dos minutos desde el inicio de su intervención. "Quien quiera parar a Albiol, que vote a ERC. Todas las otras opciones generan dudas, todas las otras opciones no lo tienen claro. Cuando se ha tenido que parar a Albiol, nosotros hemos estado ahí. Que nadie dude el 28 de mayo".

Sin citar directamente a JxCat, el presidente catalán ha dejado claro que su partido "no aceptará lecciones de coherencia, convicción o compromiso de aquellos que por sectarismo o partidismo, por activa o por pasiva, estarían dispuestos a dejar pasar antes a un alcalde populista que quiere romper la cohesión de esta ciudad, para impedir que haya un alcalde de ERC". "Como ha quedado claro, porque lo ha dicho -ha proseguido-, tenemos una razón más para pedir que el voto progresista, independentista y republicano debe concentrar toda su fuerza y voluntad en la candidatura de Montornès". Porque, ha remarcado el president, el exalcalde popular representa "el fomento del odio, la división y el recelo al vecino"; en esa misma línea, la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà, ha recalcado que ERC "nunca en la vida" permitirá que Badalona "vuelva al pasado y al señor Albiol". "Queremos gobiernos de izquierdas", ha reclamado la número dos del gobierno catalán.

También el propio Montornès, protagonista involuntario de la polémica, ha afeado la actitud de JxCat, aludiendo al lema de campaña de Torrents, que promete en su cartel electoral "dejarse la piel". "Algunos dicen que en esta campaña se dejarían la piel... pero se han dejado la credibilidad", ha señalado el alcaldable de ERC. "Los badaloneses no nos rendimos nunca, por difícil que sea el reto, por oscuro que sea el futuro. Y el próximo 28M celebraremos la victoria de la Badalona trabajadora, feminista, verde, inclusiva, de la gente que planta cara a todas las crisis y que dice basta a los discursos populistas del odio y del miedo", ha avisado Montornès. Y es que el candidato ha considerado que el futuro de la ciudad no pasa por regresar a una alcaldía de Albiol: "No pueden seguir liderando la ciudad los que ofrecen soluciones mágicas a problemas que ellos mismos crearon, los que crispan y confrontan a nuestros barrios, los que mintieron sobre cuentas en Belice, los que decidieron desmantelar la ciudad", ha sugerido.

El más contundente contra Albiol ha sido, sin embargo, Raül Romeva: "Hemos venido a limpiar el fascismo de una puñetera vez, porque ya basta de aguantar determinadas demagogias, mentiras, engaños y políticas. ¡Hemos venido a limpiar y lo haremos!", ha exclamado el exconseller, tuneando el polémico lema de Albiol en la campaña de 2015, "Limpiando Badalona", que fue acusado de racista. Mientras que ERC quiere "derrotar las políticas fascistas de derechas y excluyentes", Romeva ha lamentado que "haya gente que en Badalona no tiene claro con quién pactar, o disimulan, o esconden las siglas, o dicen que pactarán con uno porque no quieren que nosotros sigamos haciendo políticas republicanas... y después se retratan, pero de aquella manera", ha sentenciado