El PSOE quiere imprimir velocidad a la reforma de la ley del solo sí es sí. En un nuevo giro de guion -el duodécimo de esta semana-, los socialistas han presentado una petición en el Congreso para que la proposición de ley que registraron el lunes, tras descolgarse de Unidas Podemos, se tramite con carácter de urgencia, lo que permitiría acortar los plazos de la tramitación y que esta sea aprobada en poco más de un mes. Este movimiento llega horas después de que el propio Pedro Sánchez rebajara las tensiones con Unidas Podemos y respaldara a la ministra de Igualdad, Irene Montero.

"Ya le digo yo que no. No se contempla". Con estas palabras el presidente del Gobierno descartó esta madrugada que el Ejecutivo de coalición esté en peligro. Nadie, ni dentro del PSOE ni de Unidas Podemos, cree que se vaya a producir una ruptura ante esta crisis, pese a que las diferencias y los cruces dialécticos han escalado hasta altas cotas. Además, Sánchez, a preguntas de los periodistas, aseguró que confía en todo su Consejo de Ministros, "desde luego, también, en la ministra de Igualdad".

En la rueda de prensa que ofreció en Bruselas al término de la reunión extraordinaria del Consejo Europeo, Sánchez recalcó que "nadie deseó esta situación" ni los "efectos indeseados" de la norma. En este sentido, señaló que es necesario realizar modificaciones y que se trata de una "cuestión técnica". Sobre si debían llegar a un acuerdo el Ministerio de Igualdad y el de Justicia, en manos de Pilar Llop, señaló que ahora, con la proposición de ley en el Congreso, toca hablar con "todos los grupos".

Tramitación exprés

Es justo en la Cámara baja donde los socialistas quieren acelerar todo lo posible para que la reforma pueda aprobarse cuanto antes. La decisión de solicitar su tramitación con carácter de urgencia, algo que el lunes no plantearon al registrar el texto, acorta mucho los plazos. Para hacerse una idea, la derogación del delito de sedición del Código Penal se hizo en tan solo 41 días y se utilizó también vía de la urgencia. Así, la reforma del solo sí es sí podría estar aprobada a mediados de marzo.

Con plazos más cortos, también se reduce el tiempo de negociación. Aunque socialistas y morados llevan desde el comienzo de diciembre intentando alcanzar un acuerdo que no se produce, la ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, ha afeado este viernes que el PSOE haya dado por cerradas las conversaciones. "Ha quedado perfectamente claro que ha sido el PSOE quien se ha levantado de la negociación. [...] Nosotros lo que le pedimos es que vuelva a la mesa de negociación"; ha sentenciado.

"Les tendemos la mano para construir un acuerdo que respete el consentimiento, que mantenga el corazón de la ley, pero al mismo tiempo responda a los objetivos políticos que tiene el Partido Socialista de reforma de la Ley del 'sólo sí es sí'. Yo creo que ese acuerdo es posible", ha afirmado.

Sin embargo, los socialistas insisten en que la negociación ya no debe darse en el seno del Gobierno, sino en el Congreso. "Ahora estamos en el espacio parlamentario y es en el espacio parlamentario donde las fuerzas políticas van a llegar seguro, estoy convencida, a un acuerdo porque estamos ante una situación muy grave, que ha sido la rebaja de penas que hemos observado cuando se ha procedido a la revisión de las sentencias", ha sostenido Llop.