El horno de leña más antiguo de España se encuentra en Murcia. José Mercader, empresario de la región y antiguo alcalde pedáneo de Sucina es su propietario, y es en su pedanía donde ha decidido embarcarse en esta nueva aventura empresarial. El horno de leña data del año 1890 y según informa Mercader a esta redacción procede de una empresa de Barcelona. 

La repostería que se realiza en este horno de leña

La panadería Besos y Panes, situada en la calle mayor, 32, Sucina, es el lugar donde los murcianos podrán conseguir productos artesanales y ecológicos. Panes diferentes de todo tipo, realizado con cuatro harinas a la piedra, de espelta, de semillas, con forma de trigo para disfrutar en familia y horneados en el horno de leña más antiguo de España, es lo que ofrece este empresario.

Además de pan, Mercader está horneando los famosos New York roll o croissant roll, un tipo de bollería nacida en 2013 en la ciudad de New York y que ahora recorre el mundo. Se trata de una masa de croissant crujiente con forma redonda relleno de chocolate, crema, pistacho… Pero con una diferencia, estos se van a hornear en el horno de leña más antiguo de nuestro país, pero la cosa no se detiene con esta famosa repostería, José ha creado y está a la espera de la patente de la 'Flauta cabrón zapata', una empanadilla que fusiona la gastronomía Murciana con la de México, compuesta de jalapeño, chile, tocineta de ibéricos, sofrito Murciano y la masa se realizaba con la cerveza Coronita.

José Mercader utilizando el horno más antiguo de España L.O.

Técnicas reposteras de diferentes países

"Cuando vi que 200 panaderías habían cerrado, decidí que era el momento para crear una y con calidad, por supuesto". Y es que este proyecto no solo se compone de un horno de leña, masa madre ecológica y pan probiótico, si no, de un equipo de panaderos procedentes de diferentes países los cuales aportan por separado diferentes técnicas para la realización de los productos artesanos de la panadería.

Mercader espera conseguir abrir 200 puntos de venta a nivel nacional en un periodo de tres, cuatro años. "Yo busco ofrecer calidad y una experiencia al consumidor. La pro felicidad, quiero que las personas disfruten comprando y comiendo mis productos ". A día de hoy expone que se encuentra saturado "tenemos una lista de espera de 18 días y prevemos ampliarla por la demanda recibida".