Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Social

Murcia cambia la ordenanza del taxi para que personas con VIH puedan obtener licencias

"Era una reivindicación de los taxistas", dice la concejala Fructuoso sobre la norma, que antes establecía como requisito para ser conductor el no padecer ninguna enfermedad infectocontagiosa

Un taxi de Murcia en la parada Díez de Revenga. Juan Carlos Caval

El Ayuntamiento de Murcia ha modificado la ordenanza del taxi para que personas que padezcan una enfermedad infectocontagiosa puedan obtener licencias. Con este cambio, el Consistorio gobernado por el socialista José Antonio Serrano acaba con una normativa que discriminaba laboralmente a todas aquellas personas portadoras del VIH.

«Para aquellas personas que se encuentren controladas, en fase asintomática y con carga viral indetectable, no estaría justificada su exclusión para ningún tipo de ocupación, con el debido seguimiento clínico», destaca un informe de la organización Trabajando en Positivo.

La concejala de Movilidad Sostenible y Limpieza Viaria del Ayuntamiento de Murcia, Carmen Fructuoso, manifestó que «con esta modificación de la ordenanza del taxi hemos eliminado requisitos discriminatorios para ser titular de una licencia». «Era una reivindicación de los taxistas y entendimos que se debía eliminar de la nueva normativa», destacó la edil.

Por su parte, la concejala de Salud y Transformación Digital, Esther Nevado, precisó al respecto que «desde el Ayuntamiento de Murcia hemos puesto en marcha el Plan Fast Track para erradicar los estigmas y la discriminación hacia las personas afectadas de Sida/VIH».

"Eliminamos requisitos discriminatorios para ser titular de una licencia"

decoration

Francisco López, secretario de Radio Taxi Murcia, apunta que «cuando tú vas a hacerte el certificado médico, la doctora, si cree que puedes padecer una enfermedad que para el servicio público no es apta, no te hará el certificado». «El médico es el que valorará si esa enfermedad no supone ningún perjuicio para el cliente», comenta. 

Hace un lustro, Madrid cambiaba su ordenanza del taxi para que personas con VIH pudiesen obtener licencias. 

La infectocontagiosa es la enfermedad que se puede contagiar de una persona a otra, ya sea por contacto directo con quien esté afectado o por otra vía, como el aire o los alimentos. Los microorganismos que causan estas dolencias pueden ser virus, hongos, bacterias, y protozoarios. Entre las enfermedades infectocontagiosas más conocidas: hepatitis, herpes, VIH y gonorrea

También se considera infectocontagiosa la covid, aunque cabe recordar que en el transporte público de toda la Región, al igual que en el del resto de España, aún hay que llevar mascarilla que frene la transmisión de este virus.

Cuidar la higiene y la ropa

Otro extremo que refleja la norma es que los taxistas de Murcia han de «cuidar su aspecto e higiene personal». «A estos efectos se vestirá camisa o polo, pantalón largo o falda, ambos de vestir y oscuros», detalla el texto. 

Por otro lado, actual ordenanza de Murcia establece que los taxistas no tienen por qué recoger a una persona que «se halle en estado de manifiesta embriaguez o intoxicación por estupefacientes, excepto en los casos de peligro grave e inminente para su vida o integridad física». 

Asimismo, pueden negarse a prestar servicio si son «requeridos por personas perseguidas por los Cuerpos y Fuerzas de seguridad» o «cuando se haya solicitado pago por adelantado, o anticipo de pago, y el usuario se niegue a satisfacerlo».

En Lorca aún no pueden

En el caso de Cartagena, su ordenanza es de hace 15 años y refleja que los taxistas no pueden «padecer enfermedad o impedimento físico o psíquico que imposibilite o dificulte el normal ejercicio de la profesión», sin citar patología algunas.

En Lorca, la concejala de Transportes, Irene Jódar, indica a este diario que «en la ordenanza reguladora de los taxis pone que para optar a un permiso municipal de conductor o hacer una renovación de la licencia se debe no padecer enfermedad infecto-contagiosa o impedimento físico o psíquico que imposibilite o dificulte el normal ejercicio de la profesión». «Por lo tanto, ahora mismo nos debemos a esta normativa», aprobada hace tres años. «En el caso que hubiera algún dictamen de otro organismo competente, lo estudiaríamos para modificar la ordenanza en ese aspecto», concreta la edil. 

Compartir el artículo

stats