Cáritas Diócesis de Cartagena y la empresa de logística y transporte nacional Disfrimur han formalizado este jueves, a través de su firma, un acuerdo de colaboración para la creación de la ‘Escuela de conductores’, desde la cual formar y emplear a personas procedentes de los procesos de acompañamiento de las Cáritas parroquiales en la Región.

La ‘Escuela de Conductores’ será un espacio donde las personas en situación de vulnerabilidad puedan adquirir y mejorar sus habilidades, aptitudes y autorizaciones administrativas para acceder al mercado laboral en un empleo digno.

El acuerdo, vigente durante tres años, estima que entre 120 y 150 personas en situación o riesgo de exclusión social se formen en la ‘Escuela de Conductores’.

Según un comunicado de Cáritas, de forma anual se establecerán al menos dos ediciones donde los participantes superarán dos bloques. El primero de los bloques constará de una formación ocupacional y competencial en el sector del transporte de 80 horas de duración, tras el cual pasarán a un segundo bloque de formación teórica y práctica que incluye la obtención de los permisos de conducir tipos C y EC, y el certificado de aptitud profesional inicial (CAP).

Un contrato de medio año

Los alumnos que finalicen con éxito los dos bloques podrán firmar un contrato laboral de seis meses en Disfrimur e iniciar su carrera profesional en el sector del transporte de mercancías.

El director general de Cáritas, José Antonio Planes, celebra este acuerdo que considera «fruto de la implicación del tejido empresarial con Cáritas en la búsqueda de soluciones creativas y efectivas para facilitar oportunidades laborales a las personas con menos posibilidades». Asimismo, Planes ha destacado «la relación estrecha de Cáritas y Disfrimur en el desarrollo de proyectos de responsabilidad social corporativa».

Por su parte, el director general de Disfrimur, Juan Jesús Sánchez, dijo que «el compromiso para con la sociedad es un pilar fundamental en Disfirmur, y más aún cuando se trata de ayudar a aquellas personas que por diversas circunstancias se encuentran en riesgo de exclusión social».

Igualmente, ha añadido que «la acción social de las empresas debe estar relacionada con su actividad» y que eso es lo que hace Disfrimur por medio de esta iniciativa. Por último, ha querido agradecer a Cáritas su implicación en «un proyecto solidario y de futuro». Cáritas Diócesis de Cartagena y Disfrimur realizarán de forma conjunta el proceso de selección de las personas.