Más oferta para comprar productos de primera necesidad. La cadena rusa de supermercados MERE tiene previsto instalarse en Murcia y abrir de esta forma su primer establecimiento en toda la Región, comunidad que está incluida en los planes de expansión de esta compañía que en su país de origen cuenta con más de 1.000 establecimientos en los que su fuerte son sus bajos precios, que pueden llegar a alcanzar hasta un 20%.

La multinacional suele instalarse en los alrededores de los cascos urbanos, en áreas industriales, cerca de carreteras transitadas y otras ubicaciones de fácil acceso y con posibilidad de albergar un aparcamiento para vehículos de hasta 40 coches. La superficie de ventas de sus tiendas tiene entre 800 y 1.200 metros cuadrados, con lo que no se consideran grandes superficies. Esta clasificación les permite un amplio horario de entre nueve de la mañana y diez de la noche y abrir todos los días de la semana. La cadena tiene previsto instalarse en las principales capitales de España y, según publican en su página web, tienen prácticamente cerrada cerca de una docena de proyectos, que incluyen aperturas en Murcia, Madrid, Valencia, Alicante, León, Soria, Palencia y Málaga. Otra de las aperturas previstas es en Cataluña. En total, pretenden abrir 100 tiendas en cuatro años.

El director general de MERE España, Andrey Murzov, en una entrevista con Efeagro, indicó que espera tener abiertos para mayo algunos de estos establecimientos en Murcia, Madrid y Comunidad Valenciana.

Su estrategia es clara: prometen ofrecer precios entre un 10 y un 20 % más bajos que sus competidores reduciendo al máximo los costes; eso incluirá vender producto directamente en palés, que sus tiendas apenas tengan personal y ya negocian con los proveedores para probar formatos más grandes si así consiguen vender más barato.

«El modelo de tienda se asemeja bastante al que usaban Lidl y Aldi hace años. Nuestro lema es ofrecer el mejor precio todos los días y para ello contamos con un concepto de negocio que pasa por ahorrar en costes de explotación, empezando por el alquiler, la decoración del local y el personal», detalla Murzov a Efeagro.

La apuesta de MERE supone ir contracorriente en el mercado español, en el que en los últimos años la reforma para mejorar las tiendas ha concentrado la mayor parte de inversión de las cadenas de supermercados, tras detectar que el consumidor valoraba hacer la compra en un entorno atractivo, una vez superados los rigores de la crisis de 2008-2012.

La cadena de supermercados MERE es un proyecto de la red comercial rusa ‘SVETOFOR’, que se fundó en la ciudad de Krasnoyarsk en el año 2009 y que se ha expandido fuera de su localidad de origen hasta tener cientos de tiendas en su país natal y en Alemania, Polonia, Rumanía, Lituania y Serbia.

El concejal de Desarrollo Sostenible de Murcia, Antonio Navarro Corchón, indicó a esta Redacción que esta cadena rusa aún no se ha dirigido al Ayuntamiento de Murcia a pedir la pertinente licencia de obras y de apertura. El edil explicó que la capital de la Región es una zona muy atractiva por su crecimiento poblacional, entre otras cosas, ya que entre 2000 y 2020 ha experimentado un aumento en el padrón de 100.000 habitantes. Además, es uno de los municipios de España con la población más joven.

Según el concejal de Desarrollo Sostenible, las licencias de negocios han aumentado en un año, en contraposición con las de obras que se han desplomado, y «eso pese a la pandemia que estamos sufriendo», lo que le permite ser optimista ante el futuro.

Navarro Corchón indicó que las cadenas de supermercados consolidados siguen con sus planes de expansión en el municipio. Así, Mercadona tiene previsto abrir dos nuevos locales. Uno en Ronda Norte, en la capital murciana, y otro en la pedanía de La Ñora. Aldi, otra de las cadenas de súper, tiene concedida licencia para establecerse en la carretera de Santa Catalina, mientras que Lidl tiene en previsión un nuevo local en la antigua instalación de Vera Meseguer.