El barrio murciano de La Paz fue ayer el escenario de una importante operación antidroga que se saldó con cuatro detenidos, tres de los cuales no se encontraban en el lugar de la redada, y la incautación de unas 250 plantas de marihuana.

El operativo fue llevado a cabo por más de medio centenar de agentes de Policía Nacional durante la mañana de este miércoles, quienes efectuaron un total de cinco registros en un edificio de viviendas de la Calle Río Tajo de Murcia, en el Polígono de La Paz. En los domicilios, los efectivos policiales intervinieron alrededor de 250 plantas de marihuana, 1.300 esquejes y cantidades diversas de cogollos.

Además, en los pisos registrados, los agentes encontraron diversos materiales para plantaciones de marihuana en interior, tales como lámparas, aparatos de aire acondicionado, focos y ventiladores, así como diversos tiestos.

Los cuatro detenidos están acusados de delitos contra la salud pública y defraudación del fluido eléctrico, ya que todas las viviendas contaban con enganches ilegales para obtener la electricidad de manera ilícita, y también había varios transformadores.

Precisamente las incidencias con la red eléctrica fueron motivo de quejas por parte de los vecinos de La Paz el pasado mes de diciembre, ya que tuvieron que sufrir durante semanas cortes de luz e incluso dos quemas de transformadores eléctricos, uno de los cuales dejó sin luz varias horas a este barrio y a La Fama y Vistabella. Esta situación llevó a la Delegación del Gobierno en la Región de Murcia a enviar una carta al alcalde, José Ballesta, para solicitar formalmente una reunión y analizar la seguridad de la zona.

Otros 5 detenidos en San Javier

También la Guardia Civil desarrolló ayer en San Javier la operación ´Corvilla', que se saldó con la desarticulación de un grupo delictivo dedicado al cultivo ilícito de marihuana y la detención de sus cinco integrantes.

En el registro de los inmuebles, agentes de la Benemérita encontraron cerca de 200 plantas, útiles de corte y manipulación, así como numerosos productos empleados para la producción del cannabis sativa. Los arrestados tienen edades comprendidas entre los 18 y los 37 años, además de un menor.