Las obras del futuro Palacio de Justicia de Lorca avanzan a buen ritmo a pesar de que en el solar aparecía en los últimos días un venero de agua. El hallazgo no supondrá retrasos en la construcción en la que ya se visualizan los primeros muros de cemento armado que sostienen la calle Paradores que separa la nueva infraestructura del depósito de bienes del Archivo Histórico Juan Guirao. Conjuntamente con estos trabajos, que también se desarrollan en la calle Palmera Uceta, se trabaja en el micropilotaje de las fachadas ‘apeadas’.

Éstas perimetran gran parte de la manzana donde se levantarán los juzgados de Lorca, entre las calles Selgas, Galdo, Palmera Uceta y Paradores, en pleno casco histórico de la ciudad, a pocos metros de la Casa Consistorial y la Plaza de España. Para sostener las fachadas con grado de protección se ejecutan trabajos de piloteo, para lograr su cimentación y trasladar las cargas hasta un estrato resistente del suelo. En estas tareas participan desde hace varias semanas maquinaria específica con largos tubos de acero que se adentran en lo más profundo de la tierra.

Estos trabajos permitirán dotar de suficiente resistencia las fachadas que tras largos años de mantenerse sostenidas por un amasijo de hierro y bloques de hormigón presentan un acentuado deterioro.

«La construcción es laboriosa porque el solar está rodeado prácticamente de fachadas ‘apeadas’ que, entre otros, tuvieron que hacer frente a los movimientos del terremoto. Esta es quizás la parte más complicada, porque los trabajos giran en torno a fortalecer esas construcciones y a levantar muros de hormigón en todo el perímetro», afirmaba en declaraciones a La Opinión el alcalde, Diego José Mateos.

No le sorprendía conocer que en el solar había aparecido agua. «Es lo habitual en esta zona del casco antiguo. La mayor parte de las obras que se han ejecutado en las últimas décadas cuando se realizaban las excavaciones oportunas para sótanos o aparcamientos dejaban ver agua. Ese agua que brota a la superficie viene de la Sierra del Caño, pero los actuales métodos de construcción contemplan este tipo de situaciones».

Muy cerca se sitúa la sede del Colegio de Abogados de Lorca, entre la Plaza del Caño y la calle Selgas. Precisamente, el edificio debía contar con un sótano que finalmente fue suprimido por la aparición de un venero de agua, vetas subterráneas que aportaban grandes cantidades de agua que también ocupan parte del aparcamiento subterráneo de un edificio frente al Ayuntamiento, donde de forma continua un grupo de bombas se encargan de extraerla.

Objetivo: 2025

La intención es que la inauguración oficial del Palacio de Justicia se lleve a cabo en el primer semestre de 2025, como lo anunciaba el secretario de Estado de Justicia, Tontxu Rodríguez, que ponía a finales de marzo pasado la primera piedra de las obras. Este aseguraba que las obras estarían terminadas oficialmente en noviembre del próximo año.

La nueva infraestructura permitirá unificar todas las sedes judiciales repartidas por el recinto histórico de la Ciudad, «lo que contribuirá a generar una importante actividad social y comercial en el entorno urbano», recordaba Mateos.

Los juzgados se situarán en un edificio eficiente. Tendrá 10.027 metros cuadrados y un presupuesto de algo más de 17 millones de euros. Se trata de una reivindicación histórica de la ciudad y de los profesionales de la Justicia. Tendrá capacidad para 14 sedes judiciales, aunque inicialmente concentrará las nueve sedes actualmente dispersas por toda la ciudad.