Las obras del Corredor Mediterráneo avanzan hacia Lorca. Adif ha mostrado este miércoles el desarrollo de las obras de conexión en alta velocidad entre Murcia y Almería. Los tramos más avanzados son el acceso a Lorca a través de la diputación de Tercia, donde se está construyendo un viaducto de casi 2,2 kilómetros de longitud, y la conexión entre Sangonera y Totana, que incluye otro viaducto de 1,9 kilómetros, sobre el cual se construirá la nueva estación de Cercanías de Alhama de Murcia a 10 metros de altura.

Junto a la estación del Carmen de Murcia se está ejecutando también el tramo soterrado entre Barriomar y Nonduermas. La terminación de la línea de Alta Velocidad entre Murcia y Almería está prevista para 2026, de acuerdo con las últimas previsiones del Ministerio, aunque por ahora resulta difícil prever cuándo podrá circular el AVE entre Murcia y Lorca.

Además del AVE a Almería, Adif prevé que la demanda en las Cercanías de Murcia-Águilas rondará entre dos y tres millones de viajeros anuales una vez que se culmine el proyecto, frente a 1,2 millones de viajeros actuales.

Entre Murcia y Pulpí se creará una plataforma para doble vía en ancho internacional y electrificada. A partir de Pulpí se bifurcarán las líneas hacia Almería y Águilas.

En los nueve tramos en los que se dividen las obras se construirán 23 viaductos, nueve túneles (nueve nuevos y cinco cuya sección se amplía) y 20 estructuras.

Viaducto de Tercia

Los técnicos de Adif han explicado cómo se ejecutan los trabajos de montaje de las vigas utilizadas en el viaducto que pasa por la diputación de Tercia, que tiene 2.160 metros de longitud y será el más largo de toda la línea Murcia-Almería.

Cada viga mide 30 metros de longitud y pesa 108 toneladas. Los pilares que sustentarán el futuro trazado del AVE a Almería se distancian así 30 metros con el fin de facilitar las comunicaciones y de aportar "una mayor permeabilidad a la nueva infraestructura en respuesta al alto volumen de tráfico pesado que circula entre ambos márgenes" del corredor ferroviario, según explica el Administrador de Infraestructuras.

El viaducto está integrado por 146 vigas, 140 de 30 metros de longitud y las restantes de 20 metros, que pesan 60,5 toneladas.

Para su izado y colocación sobre los 72 pilares y los estribos que sustentarán la estructura se está utilizando maquinaria de grandes dimensiones. Su ensamblaje requiere una gran pericia de los operarios encargados de engarzarlas.

La primera fase del posicionamiento de las vigas -las primeras 44 vigas sobre 22 vanos- se inició a mediados de febrero y culminará en los próximos días.

Una vez terminada la obra, se instalará el tablero sobre el que discurrirán las vías.

El viaducto forma parte del tramo Totana-Lorca, que tiene 13 kilómetros de longitud y cuenta con un presupuesto de 70 millones de euros.

Enlazará con el tramo urbano de Lorca, que discurrirá soterrado, por lo que ha resultado uno de los más complejos de la línea.

También en esta ciudad el AVE irá soterrado, al igual que en Murcia. Para ello, deberá salvar el cauce del río Guadalentín, antes de adentrarse en la trama urbana.

Además del viaducto de Tercia, en el tramo Totana-Lorca se incluyen otras infraestructuras importantes, como son la nueva estación de Lorca-San Diego, una pasarela peatonal y numerosas obras de drenaje transversal.

Adif ha anunciado que va a cometer próximamente el inicio de los primeros trabajos de la nueva estación de cercanías de Lorca-San Diego. 

El viaducto se ensancha en Alhama para dar cabida a la nueva estación

También en el tramo que discurre entre Sangonera y Totana se está construyendo un viaducto de 1,9 kilómetros de longitud. Tiene una anchura de 14 metros, pero en un tramo de casi 600 metros se ensancha para dar cabida a la nueva estación de Cercanías de Alhama de Murcia, que se construirá diez metros de altura sobre el nuevo trazado ferroviario.

La futura estación de Cercanías de Alhama tendrá cuatro cuatro vías, dos para que pasen los trenes y otras dos para que puedan parar en los andenes.

Las vigas utilizadas en este viaducto son de mayores dimensiones. Tienen 45 metros de longitud y pesan más de 200 toneladas, por lo que deben fabricarse en la propia obra, dado que el transporte resultaría muy difícil.

Encofrado de las vigas del viaducto de Alhama. Juan Carlos Caval

A la salida de Alhama en dirección a Murcia, a la altura de la factoría de ElPozo, el trazado irá deprimido para sortear la autovía.

El tramo Sangonera-Totana incluye tres viaductos más: los de la Rambla de Librilla (90 metros), la Cañada de Inés (150) y la Rambla de Algeciras (90 m). Incluye también la estación de Librilla.

El tramo de Sangonera a Totana es uno de los primeros que se empezó a construir en la primera década de este siglo, por lo que hay partes que solo necesitan una actualización, según indicaron los técnicos.

Túnel de Alcantarilla

El tramo entre Nonduermas y Sangonera incluye un tramo soterrado de casi un kilómetro en Alcantarilla, que permitirá eliminar el efecto barrera del ferrocarril en esta población.

El proyecto incluye un falso túnel construido mediante la colocación los muros pantalla laterales in situ sobre los que, a continuación, se realiza la losa superior con hormigón sobre el terreno.

Después se excava el interior extrayendo las tierras y, por último, se construye la losa inferior, sobre la que se apoyarán las vías. La anchura del túnel integrado es de 10 metros y la altura de 6,8 metros.

En este tramo, situado entre los municipios de Murcia y Alcantarilla, se desarrollan otras actuaciones relevantes, entre ellas, una nueva estación de Cercanías en Alcantarilla; la supresión de los tres pasos a nivel del tramo, la remodelación de la playa de vías del Complejo Logístico de Murcia Cargas, la ejecución de otro falso túnel (180 metros) para permitir el paso de la alta velocidad bajo la plataforma de la actual línea Chinchilla-Cartagena y la ejecución de varias actuaciones para salvar la Rambla de las Salinas.

La línea de Alta Velocidad Murcia-Almería cuenta con nueve tramos en la Región de Murcia. Seis de ellos se encuentran en fase de construcción: el soterramiento de la estación del Carmen y de Barriomar y los tramos Nonduermas-Sangonera, Sangonera-Totana, Totana-Totana, Totana-Lorca y Lorca-Pulpí.

Otros tres están en fase de redacción de proyecto: la nueva estación de Totana, la integración del ferrocarril en Lorca y el ramal Pulpí-Águilas.

La inversión prevista para la construcción de esta infraestructura asciende a 3.500 millones de euros. Desde junio de 2018 a diciembre de 2022, se han lanzado proyectos por valor de 1.700 millones y la inversión realizada se elevó a 1.260 millones.