La tierra volvía a temblar este viernes. Lo hacía poco antes de las nueve de la mañana, cuando el Instituto Geográfico Nacional registraba un terremoto de 2 grados de magnitud en la escala Ritcher en las pedanías altas. Inicialmente se situaba su localización en Aledo, por ser los medidores de este municipio los más cercanos al seísmo, aunque se producía en la falda de la Sierra del Cambrón, a pocos kilómetros de las pedanías lorquinas de La Paca, Zarcilla de Ramos y Torrealvilla.

El terremoto tenía lugar a las 8.49 horas, con una profundidad de ocho kilómetros, por lo que apenas ha sido sentido por la población más cercana. En la última semana se han producido varios temblores en la zona, de entre 1,9 y 2,5 grados de magnitud en la escala Ritcher. La mayoría se localizaban en las inmediaciones del embalse de Valdeinfierno y del río Luchena.

El movimiento se producía muy cerca de donde hace varios días tenían lugar varios terremotos. L. O.

Hace unos días se cumplían dieciocho años del terremoto de 4,2 grados de Zarcilla de Ramos y La Paca, que causaba importantes daños en los núcleos de población de ambas pedanías. Las réplicas, que se contabilizaron por cientos, duraron meses. Los daños ascendieron a 12,2 millones de euros. El terremoto principal se produjo el 29 de enero de 2005, lo que llevó a que en Zarcilla de Ramos se ubicara un Centro de Emergencias y se situaran sismógrafos en distintos enclaves para registrar la intensidad, duración y profundidad de los temblores que se producen en el municipio.