El Hospital Rafael Méndez de Lorca puso en marcha el 1 de octubre la interconsulta no presencial entre la matrona y el obstetra de referencia, de manera que las matronas pueden consultar directamente con el especialista sin necesidad de la que la paciente pida cita previa con su médico de cabecera. Este nuevo flujo de organización en el servicio de Ginecología y Obstetricia del centro hospitalario, compuesto por 17 facultativos especialistas, «permite una comunicación más fluida entre profesionales y mejora la atención a las pacientes del área III, al acortar los tiempos de espera asistenciales», indicaron ayer fuentes autonómicas. Este nuevo canal de comunicación ha resuelto ya una decena de consultas.

«La pandemia demostró la utilidad de la interconsulta no presencial», aseguró ayer el gerente del SMS, Francisco Ponce.