Según mantienen desde el sindicato UGT, además de negar la paga por beneficios y productividad a los empleados, se ha despedido a un trabajador, que hacía las veces de gerente, y que llevaba en la cooperativa más de veinte años. El secretario general de UGT Región de Murcia, Antonio Jiménez, ha calificado esta actuación de «injusta e ilegítima».

Mantendrán paros los miércoles y jueves, durante tres horas, por la tarde

El sindicato mantiene los paros parciales, convocados con carácter indefinido, los miércoles y jueves, durante tres horas por la tarde. Además hace un llamamiento a los socios cooperativistas, «para revocar las injustas e ilegales decisiones adoptadas por el Consejo Rector, y restablecer el clima de paz social en la empresa», ha puesto de manifiesto Jiménez.

La cooperativa arrocera “Virgen de la Esperanza” constituye uno de los grandes referentes de la denominación de origen que distingue el arroz de Calasparra, además de haber sido, hasta ahora, una sociedad cuyas relaciones laborales venían marcadas por el diálogo, la negociación y la buena fe entre las partes.

En consecuencia, UGT exige tanto la inmediata readmisión del trabajador ilegalmente ya despedido y sustituido -a pesar de no haberse celebrado aún la Asamblea extraordinaria en la que el conjunto de los socios debe valorar su gestión y debatir el “posible cese del cargo”-, como el abono inmediato de la consolidada “paga por rendimiento de trabajo y beneficios”. Así mismo, UGT reclama la vuelta a un marco de relaciones laborales equilibrado, que garantice los resultados positivos que la sociedad ha venido obteniendo con el esfuerzo -demostrado durante decenas de años- de todos y cada uno de sus trabajadores y trabajadoras, incluido el ahora despedido.

Asamblea extraordinaria

El 30% de los socios, han convocado una asamblea extraordinaria para el próximo domingo, donde se valorará la situación actual. La cooperativa la forman 130 socios, y emplea a 11 trabajadores.

UGT emplaza al actual Consejo Rector de la cooperativa y, en especial, a su todavía Presidente, Antonio Albarracín, para que se abandonen unas actitudes que «nuestro sindicato considera injustas, ilegítimas, prepotentes y despreciativas hacia los trabajadores y que no sólo vulneran sus derechos, también ponen en entredicho el buen hacer, la trayectoria y devenir de una sociedad cooperativa de esta importancia y trascendencia para Calasparra y para la Región de Murcia», puso de manifiesto el responsable de UGT en la Región de Murcia, añadiendo que «nos preocupa, además, que el fin último de todas estas decisiones y la evidente disposición de la parte empresarial a mantener el conflicto, sea propiciar un desmantelamiento del propio modelo de negocio de una empresa emblemática, nacida de los valores de la economía social».

Por último, UGT hace un llamamiento al conjunto de los socios cooperativistas para que mandaten al Consejo Rector rectificar sus últimas decisiones, e iniciar un proceso de diálogo con los  representantes de los trabajadores y trabajadoras, que permita desconvocar la huelga indefinida que viene desarrollándose y recuperar el equilibrio y el clima de mutua y recíproca confianza que son necesarios en el marco de relaciones laborales para incrementar la productividad, la competitividad y sostenibilidad futura de esta sociedad cooperativa.