El Salón del Automóvil de París abrió sus puertas el 18 de octubre por primera vez tras la cancelación de su pasada edición en 2020 por culpa de la pandemia por coronavirus. El Mondial de l’Auto, como lo llaman los franceses, apuesta en su edición 2022 por la movilidad y la electrificación bajo el eslogan ‘Revolution is on’, la revolución está en marcha. En un contexto delicado para la industria automotriz, marcado por la crisis económica y la transformación hacia la electromovilidad, son pocos los fabricantes generalistas que han acudido con novedades al Salón. De hecho, únicamente pudimos ver algunas novedades de firmas europeas.

Una muestra en la que destacaba la presencia de productos «locales» como los mostrados por el Grupo Renault. Yentre ellos auténticos ejercicios de diseño como el Renault 4 Ever Trophy; un concept-car que adelanta lo que será el futuro Renault 4 en formato de SUV compacto eléctrico que llegará en 2025. La firma del rombo también destacaba con el R5 Turbo 3E, un prototipo totalmente eléctrico que homenajea al Renault 5 Turbo y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos.

Renault también mostraba como primicia la Kangoo E-Tech eléctrica con hasta 285 kilómetros de autonomía y que, por primera vez, la Kangoo se ofrece con la puerta lateral corredera. Sin salirnos del grupo francés, Alpine presentaba el A 110 R, equipado con un motor 300 CV de potencia que acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y los 285 km/h, y el concept car Alpenglow.

La representación francesa se completaba con la presencia de Stellantis representada por Peugeot, DS y Jeep. DS tenía como principal estrella al nuevo DS 3 en el Salón de París, el sucesor del DS Crossback, que llega con un diseño renovado y nueva tecnología entre la que se incluye una versión 100% eléctrica de 156 CV y con una batería de 54 kWh que le aportará hasta los 402 km de autonomía, 500 en ciclo urbano. El DS7 también era protagonista en su stand.

El Peugeot 408 era la novedad más importante de la firma francesa en el Salón de París, por su propuesta y por lo que significa para el futuro de la marca. La firma gala contaba en el salón con el nuevo e-208, que no cambia por fuera pero se renueva por dentro con el tren motriz de su hermano mayor, el e-308; un motor eléctrico, de 156 CV de potencia, y una nueva batería más eficiente de 51 kWh. Jeep fue a París con el Avenger, el primer SUV 100% eléctrico de la marca y con el Avenger 4x4 Concept.

BYD aprovechaba el salón para presentar su sedán eléctrico Han destinado al mercado premium y equipado con dos bloques eléctricos con una potencia conjunta de 380 kW (517 CV). Otro modelo chino y eléctrico era el Ora Funky Cat GT, un B-SUV con estética retro-futurista con un motor de 171 CV y dos baterías disponibles de 48 y 63 kWh.

Urbanos y eléctricos

Silence acudía a la capital francesa con el S04. Se trata de un cuadriciclo 100% eléctrico de 149 km de autonomía adaptado para la movilidad urbana. Un modelo que tiene como rival directo al XEV yoyo, también presente en París con una versión que da un paso adelante en términos de rendimiento y confort, así como en su apartado mecánico. Mobilize, el que será uno de los pilares del Grupo Renault a partir de la próxima década, daba a conocer el Duo, un pequeño biplaza de 2,43 m de longitud y 1,30 de anchura capaz de alcanzar una velocidad de 45 km/h y una autonomía de hasta 140 km. El Microlino Spiaggina, el Aixam City o el City Transformer CT-1 eran otras de las propuestas de microcoches eléctricos.