Centenares de miles de personas obtienen cada día su información sobre la evolución de la guerra en Ucrania a través de cuentas en redes sociales y medios de comunicación especializados. Antes minoritarios, ahora son referentes y las televisiones y periódicos generalistas acuden a ellos para tratar de comprender una guerra que ha captado el interés del gran público. Publican hilos diarios repletos de mapas con flechas que indican avances y ofensivas, y zonas rojas donde se resaltan los choques. En ellos desgranan la estrategia militar que sigue cada bando. También publican y explican vídeos de choques de tanques y disparos de francotiradores. En algunas cuentas se ven también imágenes crudas, a menudo pixeladas, de los horrores de la guerra: cuerpos de civiles ejecutados, decapitaciones o castraciones de soldados capturados, o torturas y asesinatos de los desertores del grupo Wagner.

EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, del grupo Prensa Ibérica, ha hablado con algunos de los medios especializados y cuentas de redes sociales que están destacando en su cobertura de la invasión de la guerra de Ucrania. Los hay centrados en temas militares o con orientación más política, neutrales o de parte, anónimos o públicos. 

Revista Ejércitos

Revista Ejércitos es un medio especializado en asuntos militares y de defensa que se ha vuelto del interés general tras la invasión rusa de Ucrania. Va camino de tener cerca de 100.000 seguidores en Twitter y publica una revista digital por suscripción. Cada día, desde que comenzó la contienda, lanzan en la red social un hilo con el contenido más destacado del conflicto. Analizan las armas más usadas sobre el terreno y los posibles escenarios de la contienda. Interpretan los mapas estratégicos sobre el terreno del Instituto para el Estudio de la Guerra. Su principal aportación es que lo analizan todo desde el punto de vista de los Estudios Estratégicos, explica Christian Villanueva, director de la revista y coautor de dos libros sobre el conflicto (La Guerra de Ucrania I y II, editorial Catarata).

El experto militar asegura que su percepción de la guerra ha cambiado poco por este conflicto: “Esta guerra, aunque incluye novedades, como todas, solo ha servido para profundizar tendencias que ya se venían produciendo, como el auge de los drones, la preeminencia de la defensiva sobre la ofensiva, las particularidades de un campo de batalla permanentemente monitorizado”. 

Empiezan a sentir desde hace tiempo un cierto hastío bélico en la población, que se ha visto “abrumada” por la sobredosis de información. “No hay más que hacer un repaso a los medios para ver que cabeceras que nunca han tratado estos temas, desde diarios del corazón a prensa rosa, ahora los tocan a diario, en busca de visitas y, lo que es peor, recurriendo sistemáticamente al clickbait.”, concluye.

War mapper

Nada más comenzar la guerra, War Mapper comenzó a subir a Twitter un mapa diario de la evolución del frente de batalla. Llegó un momento de la invasión en la que actualizaba los mapas cada hora, porque se quedaban desfasados casi al momento, según explica su creador (que prefiere mantenerse en el anonimato) por escrito a este diario. 

En este tiempo ha apreciado claramente distintas fases de la guerra. En 2014 había una línea del frente claramente definida; en la invasión de 2022 dejó de ser así al principio. Las fuerzas rusas tenían posiciones de avanzadilla pero las áreas detrás de ellas no estaban necesariamente aseguradas. En la fase actual, el conflicto ha evolucionado para incluir grandes líneas de trincheras y un foco mayor en la artillería. 

El autor de War Mapper se define como un creador de mapas aún principiante, aunque le siga un cuarto de millón de personas en la red social y sea citado por analistas de la guerra. “Mi objetivo es ayudar a otras personas a comprender la naturaleza evolutiva del conflicto en Ucrania, y aportar un recurso valioso para aquellos que quieran seguir la guerra”, explica. “Siempre me han interesado los eventos internacionales y he seguido conflictos en el Cáucaso, Libia y Siria, y he elaborado mapas de la guerra civil en República Centroafricana. Cuando comenzó la invasión, me di cuenta de que no había mapas actualizados de forma regular que mostraran los rápidos cambios sobre el terreno”. 

Descifrando la guerra

Descifrando la Guerra se había hecho un nombre en Twitter gracias a hilos interminables sobre los principales conflictos geopolíticos y guerras del mundo, de Gaza a Siria pasando por Estados Unidos. Ahora van camino de tener cerca de 400.000 seguidores, tras un subidón de un 100% provocado por el interés de su cobertura de la guerra de Ucrania. Lo llevan siete jóvenes historiadores, politólogos, antropólogos y periodistas. “Básicamente, intentamos escapar de la guerra informativa. En este conflicto de hoy, como en todos, cada bando ofrece propaganda”, explica a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA por teléfono Alejandro López, coordinador de Descifrando la Guerra. “Los gobiernos, que forman parte de la guerra (Occidente, en este caso, de forma indirecta), dan un relato. En general en los medios la versión que se impone es la que sale de EEUU y Ucrania. Nosotros intentamos ser imparciales y contamos lo que cada uno de los bandos está diciendo”.

Para ello, navegan en la prensa rusa y ucraniana, pero también la occidental, explica, y utilizan vídeos sobre el terreno, localizaciones y mapas. “Normalmente, si mandan un vídeo junto a una localización diciendo que están sobre el terreno, es que lo están. Pero a veces los bandos dicen que se ha tomado una ciudad y es falso. Los chechenos hacían este tipo de propaganda de forma muy eficaz”, explica. 

Destacan que, al principio de la guerra, los Gobiernos “intentaban hacer calar en la población una amenaza de destrucción global, con 24 horas de información continua sobre la guerra”. 

Consideran que el conflicto sigue interesando. “A los medios generalistas les ha interesado mucho, pero cuando nos han llamado de forma masiva, prácticamente de lo único que querían hablar era de tanques, estrategia, armamento pesado y poco más. No les interesaba dar el contexto político”, concluye. 

War Monitor 

War Monitor es una de las cuentas “de parte” más seguidas de la guerra en Ucrania. Apoya explícitamente al bando ucraniano, y lanza continuamente proclamas como la famosa “¡Bajmut resiste!”, en referencia a la ciudad ucraniana por la que están peleando los Ejércitos de Rusia y Ucrania. Su autor prefiere mantener el anonimato “por razones obvias”. Dice que obtiene información directa de gente que está luchando en el frente y que, además, “cruza los datos de los rumores sobre el terreno con la información oficial”. Intenta ser lo “más objetivo posible” en sus publicaciones, a pesar de que es consciente de que “ambos lados empujan su propia narrativa”. 

Tiene 426.000 seguidores en Twitter. “Nunca he dudado en las capacidades ucranianas para defenderse, porque el espíritu de la nación siempre ha sido sólido”. No quiere pronosticar cómo ni cuándo terminará la guerra. Sólo asegura que Ucrania saldrá victoriosa. 

Juanjo Prego

En vídeos de YouTube y en hilos de Twitter, Juanjo Prego cuenta a diario la guerra de Rusia contra Ucrania aprovechándose de su conocimiento del idioma y la cultura rusa. Vivió en la ciudad Ulyanovsk desde 2012 hasta 2016, y está casado con una ciudadana rusa. Empezó su cobertura voluntaria y unipersonal en la misma noche del 24 de febrero. “La guerra fue un golpe para mí y para mi familia política, y tuvimos momentos de crisis. Yo pensé que tenía que contar las cosas y que lo mejor era hacer hilos a mi manera, con mis informaciones y sin intentar ser neutral”, explica a este diario. “Yo voy con Ucrania, a pesar de mis lazos con Rusia. Hablamos de un país agredido y del agresor. Pero quiero contar también las cosas de la parte rusa, especialmente de la política rusa y desde el lado más sociológico de la guerra: contar a la gente cómo se veía en Rusia la guerra”.

Después de estos 420 días de cobertura continua, lo que más le ha llamado la atención es “la falta de respuesta de la sociedad rusa”, de la que esperaba algo más incluso teniendo en cuenta la persecución total a la que están sometidos. “Empiezan por multas y acaban con penas de cárcel”. 

Sigue con asiduidad las cuentas de Telegram de los principales propagandistas rusos, especialmente la de Margarita Simonyan, directora del canal ruso del Gobierno RT, y el de Vladimir Solovyov, presentador del principal programa político ruso. “Veo cómo ha calado la propaganda que durante tantos años han lanzado contra Occidente y Estados Unidos: que se va contra Rusia, que se va a destruirla. Eso ha calado en la sociedad y la ha llevado a comportarse como una ameba, ni siente ni padece”, opina. 

Sobre la futura contraofensiva ucraniana, destaca desde el lado ruso las declaraciones del líder del grupo paramilitar Wagner. Yevgeny Prigozhin ha dicho que se está mandando al frente mucha “chatarra” bélica, entre otras lindezas. Son declaraciones que para Prego “no hay que subestimar, porque aunque en apariencia todo en Rusia parecen ‘prietas las filas’, en realidad si rascas ves gente que teme que el Ejército ucraniano, entrenado y con material OTAN, pueden ponerles en apuros”.