El jefe de la Policía iraní, Ahmad Reza Radan, ha informado que a partir del sábado comenzará la implementación del plan "de castidad y hiyab" que reimpondrá el uso del velo con la ayuda de cámaras de vigilancia. "Las cámaras de seguridad no cometerán errores" ha explicado Radan en unas declaraciones recogidas por el periódico 'Hammihan' durante la procesión del Día de Quds.

Hace tan solo una semana la Policía de Irán anunció que iba a instalar cámaras y otros "medios inteligentes" para evitar la "tensión" y el "conflicto" por la aplicación de la ley que obliga al uso del hiyab o velo islámico. "La Policía utilizará herramientas innovadoras y cámaras inteligentes en la vía pública para evitar cualquier tensión y conflicto con los compatriotas relacionados con la ley del hiyab para identificar a la gente que incumpla la Ley del Hiyab y la Castidad Pública", explicó la Policía en un comunicado recogido por la agencia de noticias iraní Mizan y la emisora estadounidense en farsi Radio Farda, filial de Radio Liberty.

Estas cámaras en principio serán utilizadas para enviar "mensajes de advertencia" a quienes incumplan sus prerrogativas y "advertirles de las consecuencias legales de reincidir en este delito". Sin embargo, uno de los miembros más radicales del Consejo Islámico Farvardin, Hossein Yalali, advirtió de castigos económicos, retirada del carné de conducir, el pasaporte o el servicio de Internet dentro del denominado plan Afaf y Hiyab.