Seis años. Bueno, casi seis años. Ese es el tiempo que Murcia se ha privado –no por gusto– del bombín más famoso de la canción española, del que bajo él presenta a un tipo agudo, irónico y, a veces, cascarrabias, pero siempre genial: Joaquín Sabina. Por eso la espera ha sido especialmente larga; aunque, a decir verdad..., no muchos sintieron estar aguardando al anuncio de una nueva fecha. Principalmente porque aquella viral caída que le bajó a la fuerza del escenario del WiZink Center y le mandó a la UCI el día de su 71 cumpleaños (en febrero de 2020) fue tomado por muchos como el abrupto adiós de un artista cada vez más esquivo. Sin embargo, esa teoría se fue al traste a comienzos del pasado mes de noviembre, cuando el de Úbeda anunció una ambiciosa gira cuyo título no puede ser más Sabina: Contra todo pronóstico; gira que hoy (y el sábado) aterriza en la Plaza de Toros de la capital del Segura. Por supuesto, está todo vendido.

El icónico cantautor retomó el camino de los escenarios el 25 de febrero en el Estadio Nacional de Costa Rica, primera fecha de un tour por Latinoamérica que el 20 de abril fue interrumpido para girar por casa, por España. Al otro lado del charco, donde tiene un gran número de seguidores, tenían muchas ganas de verle de nuevo en directo, pero aquí, en casa, más, si cabe. Por eso sus fans se echaron a temblar cuando hace unas semanas anunció la cancelación de un par de bolos que tenía previsto dar en A Coruña, pero la cosa se quedó en cuadro gripal que no le ha impedido volver a las tablas y afrontar, esta semana, sus dos compromisos en Murcia, «tan joven y tan viejo, like a rolling stone» (como dijo en su concierto en el Gran Canaria Arena, ante más de 7.000 personas).

Con ese espíritu, Sabina está afrontando Contra todo pronóstico, una exigente agenda de conciertos de en torno a dos horas de duración que incluye todos sus clásicos. Cierto es que, casi todas, con un tempo algo más relajado que en giras anteriores y con el protagonista sentado en un taburete durante la mayor parte del concierto, pero con «la mejor banda» que ha tenido a lo largo de su carrera, según sus propias palabras. No es un asunto baladí, ya que el jienense se apoya más que nunca en sus músicos, en especial en Antonio García de Diego y Jaime Asúa, que noche tras noche le hacen su trabajo más fácil y esconden los achaques, vocales y físicos, del cantante.

En este sentido, cabe tener en cuenta que Contra todo pronóstico es un proyecto marcado también por el fin de un relación personal y profesional de más de cuarenta años con su otrora amigo y guitarrista Pancho Varona. Junto a él escribió un centenar de temas –incluidos, algunos de los más conocidos de Sabina–, pero la amistad se había deteriorado con los años y sus encuentros se limitaban a los que se producían sobre el escenario. Finalmente, lo que desbordó el vaso fue, según el periodista Juan Puchades –con el visto bueno del equipo del artista–, un conflicto entre Varona y el resto de la banda que acompaña al andaluz en sus conciertos. Todos juntos habían formado La Noche Sabinera, un espectáculo para interpretar por su cuenta el repertorio del cantautor cuando este se tomaba vacaciones de los escenarios, pero acabó siendo expulsado del grupo –tras tomar alguna decisión controvertida y condicionar la agenda del resto con sus proyectos paralelos– y lanzando La auténtica gira sabinera.

También han marcado este tour la pandemia, como es lógico, y el estreno del documental Sintiéndolo mucho, de Fernando León de Aranoa. «Lo que más me gusta son las tertulias fumando, bebiendo y riendo con los amigos, y pensé que eso no iba a ser ya posible, lo que me ponía muy triste y me dejaba pocas ganas de escribir», confesó sobre las restricciones sanitarias de aquellos días durante la presentación del filme; proyecto que fue el que volvió a motivarlo para hacer nueva música, como demuestra el tema homónimo que firmó junto a Leiva para la cinta, y que fue premiado con un Goya a la Mejor Canción. Y es que el tema, además, sirvió como piedra de toque para su próximo disco, aún sin fecha de salida (aunque con la previsión de que vea la luz a lo largo de este año».

Entre tanto, toca degustar en directo sus éxitos de siempre; sobre todo porque el cuando se le ha preguntado si esta será su última gira, Sabina no ha sido claro: «Si no es la última, será la penúltima, pero yo desde luego no pienso anunciar nada. Lo que voy a hacer es disfrutar». Así que preparen el bombín que esta noche, casi seis años después y ‘contra todo pronóstico’, el genio de Úbeda vuelve a Murcia.

FICHA

Fecha: Hoy y el sábado, 22.00 horas.

Lugar: Plaza de Toros, Murcia.

Entradas agotadas.