Pesca fondeada | Miguel Sánchez Campeón de España y aspirante al Mundial

"En la pesca fondeada apenas influye la suerte porque el ochenta por ciento corresponde a la técnica"

El cartagenero Miguel Sánchez, quien en su juventud fue ciclista, ha ganado el último Campeonato de España y participará en 2024 por cuarta vez en un Mundial, donde ha subido ya al podio en dos ocasiones

Miguel Sánchez, campeón de España y del Mundial de pesca fondeada.

Miguel Sánchez, campeón de España y del Mundial de pesca fondeada. / L.O.

Miguel Sánchez Soto (Cartagena, 13 de junio 1979) es jefe de la planta de Deportes de El Corte Inglés de su ciudad natal. Tiene dos medallas en Campeonatos del Mundo con la selección española de pesca fondeada y ha sido campeón de España en el torneo que recientemente se ha disputado en Ceuta. En su juventud fue un ciclista que coincidió con deportistas de la talla de Alejandro Valverde o Fran Pérez, entre otros.

¿En qué momento de tu vida empiezas a hacer deporte?

Desde que era un niño porque a través de mi padre me metí en el ciclismo, que era nuestra locura, mientras que la pesca es por mi abuelo paterno.

¿Competiste en ciclismo?

Estuve trece años en el ciclismo en carretera, pero me lo tuve que dejar al entrar en El Corte Inglés porque el horario no era compatible. Entonces me federé en la pesca deportiva.

¿Eras buen ciclista?

Era uno más del pelotón, un currante, como se llamaba entonces. Era llaneador, pero en el equipo siempre teníamos a uno mejor para el que tenía que trabajar y tuve la inmensa suerte de coincidir con Alejandro Valverde. Yo estuve en el equipo Hierros Agüera, con Juan Vera, desde los 13 hasta los 25 años. Alfonso Galindo, sus hijos y yo lo fundamos.

¿Tienes una espina clavada con el ciclismo?

Hubiera seguido, pero no sé por cuánto tiempo, pero una vez que empecé en la Universidad a estudiar Maestro de Educación Física, se me hacía difícil compaginarlo. Al entrar a El Corte Inglés y ser un deporte muy duro y sacrificado, necesitas mucha implicación. De mi etapa en el ciclismo me quedo con los compañeros que tuve, como Fran Pérez, quien también estudió conmigo en la Universidad, o Jesús Buendía. Fue una generación de gente brutal, entre los que también estaba Rubén Plaza o León Sánchez, con quien corrí en el Hierros Agüera.

¿Lograste muchas victorias?

No logré ninguna victoria oficial, fui un deportista bastante discreto, pero es que era muy complicado ganar con estos galgos. En categorías inferiores estaban los equipos Colchón Comodón y el Azulejos J. Ramos, a los que era muy difícil hacerles sombra.

¿Cómo se te dio la adaptación a la pesca?

Como soy persona bastante competitiva y aunque los tres primeros años en pesca fueron duros porque es un deporte bastante duro donde interviene el estado de la mar y la climatología, cuando me adapté fue todo muy bien. En mi primer Campeonato de España, hace ya quince años, logré un bronce, que fue la primera medalla en esta disciplina de un pescador de la Región. Nunca había subido nadie al podio en embarcación fondeada.

¿En qué consiste la pesca en embarcación fondeada?

Los Campeonatos de España los organiza una federación autonómica, que se encarga de poner los barcos. En cada uno suele haber cuatro pescadores y la organización establece unas coordenadas donde el barco se tiene que fondear. Durante unas cuatro horas y media, con el plomo en el fondo, cebo natural y un máximo de tres anzuelos porque la pesca está muy volcada hoy en día con la sostenibilidad, se hace captura y pesca. Cada 45 minutos se para, se puntúan las especies que llevas en el cubo, que es obligatorio que tenga un oxigenador para que esté vivo el pescado, se anotan y se devuelven al agua. Se le cambia el cubo al agua y te cambias de sitio en el barco para empezar otra vez de cero.

¿Lo más importante es el peso de la captura?

En competición no, lo que más prima es la cantidad. Nosotros nos dedicamos a peces de fondo, lo que comunmente llamamos morralla, y puntúa más diez peces de medida reglamentaria que uno de dos kilos. Lo que se prima es la cantidad. Ahora, con el sistema de captura y suelta, cada bloque de especies tiene una puntuación. La boga, por ejemplo, se considera de menor calidad porque hay mucha cantidad y solo vale un punto, pero el pajel o la dorada, que hay pocos, vale cinco puntos.

¿Pero entonces es cuestión de suerte?

Aunque muchos piensan que es suerte, lo más importante es saber adaptarte el medio. En Ceuta había boga y muchas especies que puntuaban cuatro puntos, pero eso lo sabes cuando tiras tu apero al agua. Cada especie come un determinado cebo y la capturas con más o menos plomo y con el hilo más o menos tenso. En la pesca influye la suerte en cuanto el patrón sea un entendido y tenga buenas marcas para fondearse o que donde estés no se enroque demasiado, pero en lo demás no influye y más de un 80% es técnica.

¿Dónde entrenas?

Llevo quince años compitiendo, aunque pescaba mucho con mi padre desde costa. Tengo un barquito en la zona del Chalé y el Faro de Navidad, y con él salgo a entrenar porque las competiciones hay que prepararlas. Yo llevo a Tuberquini de patrocinador y desde hace más de diez años es la mejor marca que me provee de material. Me mandan mucho para probar hilos, anzuelos y carretes. Cuando hay algún campeonato cerca intento salir un par de días a la semana de cuatro o cinco horas, y con eso, mi trabajo mi familia, que tengo tres niñas en casa, intento llegar bien.

¿Cómo se consigue la clasificación para un Mundial?

En España tienes que estar federado con un club y yo estoy con el Real Club de Regatas de Cartagena. Los mejores del Campeonato Regional van al Campeonato de España. Y ahí es donde tienes que meterte en el grupo de alta competición nacional, en el que yo llevo desde mi primera participación hace quince años. Los que estamos en ese grupo podemos representar a España en el Mundial. Si no estás dentro de ese grupo, a no ser que ganes el Nacional, no puedes ir a un Mundial. He tenido la suerte de ir ya a cuatro Mundiales y en 2018 fuimos campeones del mundo por selecciones en Portugal. Gracias a ese título, que llevábamos sin conseguir en España mucho tiempo, el COE nos dio la medalla al Mérito Deportivo. En 2019 estuve en Italia y en 2022 conseguimos el bronce en el Mundial por selecciones. A día de hoy llevo dos medallas en competiciones internacionales y en 2024 vamos a Irlanda, que todo el mundo dice que es uno de los mejores escenarios por la cantidad de peces y belleza. Ahora mismo hay dos selecciones como Italia y Croacia que marcan la tendencia porque son grandes profesionales de este deporte. Pero nosotros ya demostramos en 2018 que se les puede ganar.

¿Hay gente que vive de este deporte?

En este deporte hay gente que vive de él pero porque está vinculado a una marca. El mejor es Marco Golpi, un italiano que es el embajador de la marca que a mí me patrocina. Él es como un comercial.

¿Y hay una fecha de caducidad?

No tiene fecha de caducidad, pero sí te exige estar en forma. En un barco te puedes encontrar a un inglés o un sudafricano con 55 años, pero cuando te pones a competir, ves que están al máximo nivel. En los mundiales te tiras cinco horas seguidas compitiendo sin parar y estás embarcado nueve horas. No tiene una edad en la que tengas que abandonarlo, pero sí que tienes que estar en forma. Ahora se ha creado una categoría senior a partir de 55, pero en la absoluta hay gente con esa edad.

¿Cómo te preparas físicamente?

A mí me gusta el deporte en general. Llevo varios años que me preparo para la Ruta de las Fortalezas y cuando libro me voy al monte y me hago mis rutas. Además, antes de los Campeonatos de España voy al gimnasio, sobre todo para trabajar el tren superior. También trato de salir con amigos en el barco un par de veces por semana. Ellos se ríen porque dicen que he generado algún tipo de membrana en los pies para no moverme en el barco. No puedes estar con fatiga después de tres horas y la caña no puede estar apoyada en el barco. Suelo ir a un gimnasio con un preparador y hacemos ejercicios para eso, para mantener el equilibrio.

¿El nivel está alto en España?

Muy alto. Hasta hace unos años era muy complicado que una selección lograra una medalla en el Mundial y ahora mismo estamos cara a cara con los mejores. Y si no te implicas, es muy fácil que te pasen por encima. Los Campeonatos de España constan de tres mangas de cuatro horas y yo conseguí hacer tres primeros, que es súper difícil porque de los ochenta y cinco participantes, setenta te pueden ganar. Necesitas siempre exigirte al máximo.

¿Y a qué medalla le tienes más cariño?

Aunque haya cosechado en este deporte bastantes medallas, mi mayor éxito fue en junio, que organicé un open benéfico a favor de Afacmur en Cartagena al que vinieron parte de los mejores pescadores de España. Fue algo para mí muy gratificante. Y a quien le dedicó todas mis medallas es a mi padre, que me inculcó esta afición y que falleció hace siete años víctima de un cáncer. Es inevitable acordarme de él cada vez que estoy encima de un barco.