El UCAM Murcia CB llegó al final de las dos últimas temporadas con muchos deberes hechos. Por ejemplo, hace un año tenía atados con contrato garantizado a jugadores importantes como Thad McFadden, Jordan Davis, Nemanja Radovic, Tomás Bellas y Augusto César Lima, aunque este último decidió romper su compromiso posteriormente. En 2023, sin embargo, está prácticamente todo por hacer. A la espera de que el club comunique oficialmente el acuerdo verbal que tiene con Sito Alonso para su renovación por al menos una campaña más, en la secretaría técnica se ha comenzado a trabajar en la confección de una plantilla que deberá cumplir el requisito de contar con cinco cupos para volver a participar en la Basketball Champions League gracias a ese noveno puesto en la clasificación final.

Sólo dos jugadores, los que menos protagonismo han tenido y que son cupo pese a no haber nacido en España, tienen contrato garantizado, Rati Andronikashvili y Urban Klavzar, pero eso no quiere decir que se vayan a quedar en la plantilla, ya que el segundo podría salir cedido en busca de minutos tras un curso donde en Liga Endesa sólo jugó 63 minutos y 57 en competición europea, muy corto bagaje para un jugador de sólo 19 años de edad.

Otro dos jugadores que también son cupo tienen contrato para una campaña más, aunque en ambos casos con una opción del club para romper los compromisos. Todo indica que seguirán, pero el verano es muy largo y pueden ocurrir muchas cosas. El alero checo tuvo un arranque de campaña gris, sobre todo porque tenía un base con quien no se entendía, Travis Trice, pero se entonó en el tramo final y terminó promediando más de 6 puntos tanto en Champions como en ACB. La continuidad de Jordan Sahko, sobre el que también tiene el club una opción para rescindir el año que le resta, puede generar más dudas, pero hay varios factores que juegan a su favor: la identificación con el equipo, que juega de ‘5’, donde no hay grandes alternativas, y que es cupo. En su contra juega que se carga muy fácilmente de faltas personales.

El resto de jugadores no tienen ningún compromiso para el próximo curso, aunque hay varios que interesan al club. Uno de ellos es el ala pívot Nemanja Radovic, quien ha ofrecido un excelente rendimiento esta temporada. El montenegrino está muy identificado con la entidad y también con la ciudad. Ha expresado en varias ocasiones su deseo de continuar. Encima, ha tenido un papel protagonista con una media de 23 minutos disputados y 10,4 puntos, además de 5,8 rebotes en la competición nacional, casi idénticos promedios que ha ofrecido en Champions.

Hay otros dos jugadores que debe valorar el club y en los que entra en juego su edad: Thad McFadden, con 36 años, y Tomás Bellas, con 35. La acumulación de minutos en pista les ha pesado en algunos momentos de la temporada a ambos y el equipo volverá a disputar dos competiciones.

También deberá decidir la dirección deportiva que encabeza Alejandro Gómez qué hacer con Sadiel Rojas. Aunque un sector de la afición desea su continuidad, la realidad es que el club ha tenido que apagar varios fuegos por las situaciones polémicas vividas con rivales que han afectado negativamente a la imagen del equipo. Nadie duda del compromiso del alero dominicano, pero como ya ocurrió el pasado verano, entran en juego otros factores.

En el puesto de 5, Ilimane Diop, pese a ser cupo, parece que tiene casi nulas posibilidades de continuar. El ex del Baskonia y Gran Canaria ha sido una de las grandes decepciones del curso. Además, su final de temporada fue malo y a nivel global, ha suspendido. Sobre Artem Pustovyi hay menos dudas, aunque entra en juego su alta ficha. El ucraniano ha demostrado que teniendo un base en la dirección capaz de generarle juego, es muy determinante.

Por otra parte, la continuidad de Chris Chiozza parece inalcanzable. El base tiene el objetivo de regresar a la NBA y si decide finalmente regresar a Europa, no le faltarán ofertas. Y James Anderson, que llegó de ser campeón de la Euroliga, ha dado una de cal y otra de arena. Su renovación también parece difícil, sobre todo teniendo en cuenta que la fiscalidad para la segunda temporada de un extranjero en España crece. Y por último está el montenegrino Danilo Nikolic, quien en los pocos partidos que pudo disputar, demostró ser un jugador a considerar.