El broche final de la vigésima primera edición del Masters 1000 Madrid, está en manos del vigente campeón, el número dos del mundo, el murciano Carlos Alcaraz, gran favorito, y el alemán Jan Lennard Struff, un aspirante, perdedor afortunado en la fase previa, con el que casi nadie contaba para la puja por el trofeo.

El germano, habitualmente distanciado de los momentos cumbre de los eventos, de 33 años y situado en el puesto 65 del ránking ATP, es el primer rescatado de la ronda de clasificación que alcanza la final de un torneo de categoría Masters 1000.

Hoy (18.30 horas, La 1 y Movistar), en la pista Manolo Santana de la Caja Mágica este jugador de Warstein disputará la segunda final de su carrera con la intención de inaugurar un historial carente de triunfos del circuito ATP.

El germano ha alternado a lo largo del 2023 los torneos del circuito profesional con los de menor rango. Habitual en los challenger en este curso, asomó la cabeza en el Masters 1000 de Montecarlo, donde progresó hasta los cuartos de final, superado por el ruso Andrey Rublev, al final campeón.

Será la tercera vez Alcaraz y Struff se vean las caras. El germano, que el pasado año salió de los cien primeros puestos del mundo tras romperse el dedo de un pie, tuvo que hacer méritos en torneos menores. Ahora, saldrá de Madrid en el peor de los casos en el puesto 28, el mejor en su carrera.

Jan Lennard Struff y Carlos Alcaraz han coincidido dos veces antes en dos Grand Slam. Primero en Roland Garros, en el 2021 y ganó el alemán en tres sets. El pasado año, en Wimbledon, la victoria fue para el español que necesitó las cinco mangas para progresar en el torneo.

Carlos Alcaraz, sin embargo, ha hecho buenos los pronósticos y el primer favorito ha alcanzado la final. Pretende revalidar el título logrado el pasado año y unirse a Rafael Nadal como los dos únicos jugadores que han conseguido en Madrid dos trofeos seguidos.

El murciano, que puede ser el más joven en defender con éxito un Masters 1000 desde Nadal, que lo hizo en Montecarlo y Roma 2005 y 2006, tiene a mano el décimo título de su carrera y el cuarto del presente año después del Masters 1000 de Indian Wells, Barcelona y Buenos Aires y elevar a cuatro también los trofeos acumulados en eventos de esta categoría después de los de Miami e Indian Welles y este de Madrid, el pasado año.

Alcaraz acumula veinte victorias seguidas en los torneos españoles de tierra, entre el de Barcelona y Madrid, en los dos últimos cursos. Esta campaña, lleva dieciocho triunfos y una sola derrota en polvo de ladrillo. «No me siento el mejor del mundo ahora mismo, intento pensar en mí, pero no me siento superior a nadie», reflexionó Carlos Alcaraz.

El tenista murciano, que mañana lunes acudirá a París a los Premios Laureus donde está nominado como «revelación del año», apunta al número uno del mundo. Fue en su día el más joven en alcanzar la cima del circuito cuando ganó el Abierto de Estados Unidos y el de menos edad en cerrar una temporada en esa situación.

Pantallas gigantes se instalan esta tarde en El Palmar y en el Club de Campo

Los aficionados al tenis tienen hoy dos lugares donde poder congregarse para seguir en directo la final de Carlos Alcaraz en el Masters 1.000 de Madrid. A la iniciativa del ayuntamiento de Murcia de colocar una pantalla gigante en Avenida Avenida Pintor Pedro Cano, a la altura del instituto de secundaria Marqués de los Vélez, donde también el año pasado se pudo seguir el encuentro, se ha sumado otra de la Real Sociedad Club de Campo, el mismo donde se crió el tenista de El Palma y está ubicada la academia que dirige su padre. Junto a las pistas de tenis están convocados en una pantalla gigante bajo el patrocinio de Estrella de Levante. Además, los sesenta primeros tendrán una camiseta gratis de Postres Reina, que fue la primera firma que patrocinó al jugador murciano.

Además, la retransmisión televisiva de la semifinal del Masters 1.000 de Madrid fue el partido de tenis más visto en La 1 desde la anterior edición del torneo con más de 1,3 millones y un 14,2% de cuota de pantalla. La 1 fue líder de audiencia en su franja de emisión, con 1.319.000 seguidores y un 14,2% de cuota de pantalla. Más de 3 millones de personas vieron algún momento del partido que supuso el triunfo de Carlos Alcaraz sobre el croata Borna Coric.