Para Carlos Alcaraz no hay rival fácil, pero aún menos si se trata de Roberto Bautista, al que eliminaba este miércoles en los octavos de final del Conde de Godó. El murciano sudó de valiente para derrotar en dos sets al valenciano, un jugador, del que señaló que es “muy duro” y que siempre “te devuelve una bola más y convierte cada punto en una batalla”, aseguró Alcaraz.

La victoria llegó pese a las las rachas de viento que ponían en dificultades a los dos jugadores. El tenista murciano empezó con la idea de hacer “un juego brillante, pegarle fuerte y conseguir ganadores”, pero las difíciles condiciones a las que tenían que adaptarse en la pista le ha hecho aceptar que “había que ponerse el mono de trabajo y esperar las oportunidades”, explicó el de El Palmar.

Tras superar a Bautista, mañana viernes no antes de las 16 horas Alcaraz se verá las caras con Davidovich, un tenista contra el que no ha jugado nunca pero conoce de primera mano, pues han entrenado muchas veces juntos: “Sabemos como juega el otro, no hay que bajar la guardia en ningún momento”, recalcó el murciano.

Alcaraz también valoró la baja en el Masters 1000 de Madrid de Rafael Nadal, que sigue sin recuperarse de la lesión en el psoas. "Soy tenista profesional, pero también soy un fanático del tenis. Ver que los mejores no puedan jugar es una pena; no poder tener a Rafa en los torneos ni aprender de él es una pena. Le deseo una pronta recuperación", concluyó. EFE