El Odilo FC Cartagena CB regresó a la senda de la victoria por la puerta grande ante el Brisasol Salou (58-72) después de cuajar una de las mejores segundas partes del curso en la que le endosaron un parcial de 21-42 en los últimos 20 minutos de partido.

Afrontaban los de Gustavo Aranzana su segundo partido consecutivo fuera de casa. En el primero cayeron ante el Sant Antoni después de una mala segunda parte, pero se han podido redimir en el siguiente, mostrando una de las versiones más letales del equipo.

Y eso que no comenzó de la mejor manera el partido para el Odilo Cartagena, pues le costó entrar al partido más de lo deseado. En el primer cuarto, aguantaron la intensidad con la que empezaron los locales y solamente se fueron perdiendo de un punto al término de los primeros diez minutos (18-17).

Sin embargo, en el segundo cuarto impusieron una defensa mucho más sólida que los de Aranzana no pudieron seguir, metiendo un parcial de 19-13 y un resultado total de 37-30.

Todo cambió en la segunda parte. Los cartageneros comenzaron a igualar sus porcentajes de tiro y, con un gran Sergio Mendiola, que acabó con 17 puntos y 6 rebotes, consiguieron darle la vuelta a la tortilla. Al final del tercer cuarto, ya se fueron por arriba en el marcador (50-51), pero lo mejor estaba todavía por llegar. Y es que, en el último parcial, lograron dejar al Salou en solo ocho puntos (8-21) para llevarse una victoria que le mantiene en los puestos de play off de ascenso a LEB Oro.